¿Por qué la punta de las hojas de mi planta se tornan marrón?

Tienes un jardín interior guapísimo, todo luce increíble en tu pequeño remanso verde que te llena de paz y buenas energías. Y un día fatídico notas que una hojita de tus plantas luce un poco tostada. No pasa nada, quizá es parte del ciclo natural de la planta. Pero de un momento a otro muchas hojas comienzan a tener este aspecto. Antes de que entres en crisis y decretes la muerte segura de tus plantitas, te conviene leer este artículo. 

Son muchas las causas que pueden causar este problema en las plantas, desde pestes hasta pequeños errores en los cuidados y condiciones ambientales de la planta. Pero no desesperes, que te enseñaremos cuáles son las causas, cómo diagnosticarlas y qué hacer para repararlas. Si te preguntas por qué la punta de las hojas de una planta se tornan marrón, has llegado al lugar indicado, pues aprenderás todo lo que necesitas para que recuperen su verde esplendor. 

¿Cómo y por qué se pone marrón la punta de las hojas de la planta? 

Las hojas de las plantas son órganos que permiten obtener los rayos del sol, pero también son tejidos por los que hay un intercambio de fluidos a lo largo del día. Las puntas de las hojas comienzan a ponerse marrones cuando hay pérdida de agua y esta no se repone de forma adecuada a la velocidad requerida. 

En condiciones ideales el agua viaja desde las raíces de la planta a través de los tallos hacia arriba, hasta que al fin alcanza la hoja hasta la punta. Pero si el suministro de agua es limitado, entonces alcanza a proveer humedad a los tejidos mas próximo a las raíces y el tallo, dejando desatendidas las puntas de las hojas; que se resecan y mueren. Este proceso se inicia por diferentes causas, que evitan que los sistemas de transporte y recepción de humedad trabajen de forma adecuada. La inmensa mayoría de las veces la causa de las puntas marrones en las plantas está ligada a cuidados inadecuados o condiciones medioambientales que no responden a las necesidades reales de las especies. Las causas más comunes son: 

  • Corrientes de aire 

La inmensa mayoría de las plantas de interior populares son plantas de origen tropical, que crecen felices en semi sombra porque en su hábitat natural viven en el suelo, protegidas por las copas de los árboles más altos que filtran los fuertes rayos solares. Las Monsteras, Calatheas, palmeras y más cumplen con estas características. Al ser de climas tropicales, las bajas temperaturas de este lado del mundo puede afectarlas. Si las ubicas cerca de una ventana o puerta por donde circulen corrientes de aire frías es posible que sus puntas comiencen a secarse. Ten cuidado también si las hojas rozan las paredes, porque también puede causar este problema. 

  • Riego insuficiente 

Si riegas la planta con poca frecuencia o poca cantidad, entonces las raíces no tendrán suficiente líquido para circular por toda la planta, afectando primero las puntas de las hojas. No permitas que la sequedad del sustrato y el riego inadecuado termine por matar tu planta, comienza a regar más seguido o con suficiente agua. Recuerda que en los meses más cálidos del año es muy posible que la planta requiera más agua, pues las altas temperaturas evaporan más rápido la humedad y no le da tiempo de absorberla con propiedad; mientras que en los meses más fríos ocurre lo contrario por lo que debes regar menos.  

  • Sustrato inadecuado 

El sustrato es donde las raíces toman el agua. Si el sustrato es demasiado poroso o tiene una proporción muy elevada de arena, el agua pasará con demasiada rapidez y se drenará casi de inmediato. Esto no permite que las raíces se empapen bien y tengan tiempo de absorber la cantidad de agua que necesitan. Si el caso es el extremo opuesto, es decir que el sustrato se compacta demasiado, creando un bloque sólido, el agua no penetrará la tierra sino que se escurrirá por las paredes de la maceta, y evitará que las raíces absorban agua. 

  • Necesita un trasplante 

Cuando la maceta se le ha quedado chica a la planta, entonces las raíces estarán apretadas, enmarañadas y sobresaliendo por donde pueden. El sustrato y el espacio no son suficientes, por lo que las raíces no tienen como absorber la cantidad adecuada de nutrientes y humedad. Las puntas marrones son el primer síntoma, porque pueden morir. 

  • Sol directo

Las plantas tropicales de interior más populares no pueden recibir sol directo, porque no están aclimatadas para ello. Hay algunas que pueden acostumbrarse, pero al igual que una persona con piel delicada que se expone al sol sin protección, la inmensa mayoría no resistirán los rayos UV y altas temperaturas, por lo que terminarán tostadas y pueden morir si no se reubican. 

  • Exceso de fertilizante

El exceso de amor y cuidados puede ser tan contraproducente como la ausencia de estos. Un exceso de fertilizante saturará el sustrato, quemando y matando las raíces. Es importante abonar en la temporada adecuada, que suele ser en primavera y verano, respetando el tiempo de reposo (invierno). Además es importante comprar el fertilizante adecuado para el tipo de planta y usarlo siguiendo las instrucciones del fabricante al pie de la letra. 

  • Exceso de sales en el sustrato 

Si vives en una zona muy cercana al mar, existe la posibilidad de que el sustrato tenga un exceso de sal de forma natural. En este caso lo ideal es mezclar el sustrato con alguno empacado, de una marca comercial que sea adecuado para la especie de planta y que no provenga de la región. 

  • Ambiente seco 

Muchas plantas de interior son nativas de junglas, donde tienen unos niveles de humedad increíbles por la densidad de la vegetación. Si tu hogar está demasiado seco por el aire acondicionado o la calefacción, entonces se hace imprescindible aumentar los niveles de humedad para evitar las puntas marrones. Esto se logra de 2 formas: pulverizando delicadamente la planta o agrupando varias especies similares. Cuando están juntas, las plantas tropicales suelen crear su propio micro-clima con ciertos niveles de humedad, sobre todo si añades a tu colección una Ficus Lyrata o una Marantha que actúan como unos humidificadores naturales.

¿Qué hacer si ves puntas marrones?

No pierdas tiempo. Las puntas marrones son los indicativos de que algo le está ocurriendo a tu planta y hay que solucionarlo. Para ello debes hacer el diagnóstico de las causas: 

  • Revisa bien todas las hojas: ¿Sólo tienen las puntas marrones? ¿Es una sola hoja o son varias? ¿Tienen marcas marrones en otras zonas? ¿Ves algún insecto, manchas o agujeros? Es importante que revises muy bien las hojas y tallos de tu planta en búsqueda de insectos u otros indicativos de plagas. Si es una sola hoja la que está marrón, puede ser parte del ciclo natural de la planta; en cambio si son varias puedes tener un problema.
  • Revisa las raíces: Toma tu planta y trata de sacarla de un tirón suave pero firme de su maceta. No temas hacerle daño, esto se puede hacer y es necesario para ver cómo están las raíces. Las raíces principales deben verse blancas, robustas y firmes. Deben oler a tierra húmeda. SI lucen grises o de color café y tienen un olor más bien pútrido, es indicativo de que están muriendo porque han sido regadas en exceso y están pudriéndose. Si las raíces lucen enmarañadas, o tienen la forma de la maceta, es porque han crecido demasiado para la maceta que las contiene, así que no pueden  extenderse bien y absorber agua.
  • Examina el sustrato y drenaje: Cuando saques la planta de la maceta, el sustrato debería quedar adherido a la base de la planta, conservando la forma pero sin escurrir agua y soltándose con facilidad de las raíces. El sustrato de las plantas debe sentirse frío y húmedo, pero nunca encharcado. Las raíces necesitan aire para respirar y esto sólo puede proporcionarse con un sustrato suelto. Cuando encharcas el sustrato de la planta las raíces se pudren y no pueden desarrollar nuevas extensiones, así que la planta comienza a morir. Debes revisar muy bien los agujeros de drenaje, cuidando que no estén obstruidos. Puedes colocar una capa de guijarros o reciclar trozos de poliestireno para facilitar el drenaje.

Si al extraer la planta de la maceta el sustrato se deshace de inmediato o se queda compacto en una forma dura, seca y compacta, entonces el agua se escurre y no penetra el sustrato que es excesivamente seco o arenoso. Debes separar los terrones de sustrato, mejorar la mezcla y volver a hidratarlo. 

  • Busca residuos de fertilizante: 

Cuando una planta se enfrenta a fertilizantes mal aplicados, en dosis muy elevadas, el exceso de sales minerales se concentra en el sustrato. Lo mismo puede ocurrir si tienes mascotas que hacen pipí en la planta. Estos excesos roban humedad de la planta y crean una sequía artificial. Revisa el sustrato y los platos de drenaje en búsqueda de un residuo blanco, similar a una costra, pues esto es indicativo de este problema. Para eliminar el exceso puedes “lavar” el sustrato con abundante riego.

Recuerda que se debe abonar sólo durante los periodos de crecimiento activo, es decir en primavera y verano. La cantidad a usar depende del fabricante y tipo de abono. Para evitar estos inconvenientes es recomendable leer bien las instrucciones de uso e incluso preferir los abonos de liberación prolongada, que vienen en forma de pastillas o barritas sólidas que se entierran en el sustrato y permite que se libere poco a poco, a medida que se riega.

Cómo eliminar las puntas marrones de las hojas

Una vez ya has determinado las causas de las puntas marrones en tu planta, es hora de poner manos a la obra y comenzar a resolver el problema. Hay quienes permiten que la planta siga su curso de vida y que vaya sustituyendo las hojas por su cuenta, mientras que otros preferimos hacer algo. Lo funamental siempre es hacer algo para remediar lo que causó el problema en primer lugar y luego encargarse de la parte estética.

  • Corta las hojas con tijeras

Toma unas tijeras afiladas y limpias. Recorta las puntas marrones tratando de seguir la forma de las hojas. Esto es un asunto estético, pues no tratará aquello que causó el problema en primer lugar. Si vas a cortar varias plantas es conveniente que desinfectes las tijeras entre cada corte con un poco de alcohol para evitar propagar enfermedades, bacterias, hongos y otros. Las tijeras deben estar bien afiladas, pues hacen cortes más limpios y no maltratan la hoja, lo que limita las heridas que sufre la planta.

Hay quienes recomiendan dejar una parte quemada, esto es para no estresar tanto la planta y no obligarla a cicatrizar tanto tejido de una vez. Para mi la regla es simple: si se trata de un par de hojas, la corto siguiendo la forma de la planta, pero si son muchas prefiero retirar sólo la parte marrón, dejando una pequeña porción. 
  • Si el problema es el exceso de abono

Debes lavar el sustrato de la planta para que arrastre el exceso de fertilizante. Hay quienes riegan de forma generosa, mientras que otros prefieren sumergir la maceta completa en un balde con agua varios minutos. Parece exagerado, pero si la planta tiene un buen drenaje no debería tener problema. Recuerda también lavar las hojas de la planta con abundante agua destilada o agua filtrada, esto es por si las quemaduras de las hojas corresponde a minerales, orina o fertilizante que ha quedado empapado en la planta. No olvides ponerle suficiente a los tallos. 

  • Si el problema es la falta de espacio para las raíces

La solución es muy simple: necesitas hacer un trasplante. Prepara una maceta del tamaño adecuado, que sea adecuada para la profundidad requerida de las raíces y que tenga un diámetro un par de pulgadas mayor a donde estaba. Evita exagerar con el tamaño de la maceta nueva, pues si le queda demasiado grande, acumulará la humedad y afectará la salud de las raíces. Recuerda usar un sustrato apropiado para el tipo de planta Siempre debe ser algo suelto, para mejorar el drenaje y ventilación de las raíces. 

  • Si el problema está relacionado con el riego 

Evita regar por inercia, porque tienes un horario para hacerlo. Lo ideal es probar primero con los dedos la temperatura y humedad del sustrato. A partir de allí decide cuánto y cuando regar. Si no quieres ensuciarte las manos, siempre puedes adquirir un indicador de riego de terracota (hay unos muy molones en forma de animalitos que además son decorativos). Si la tierra se siente húmeda, espera un día y revisa de nuevo. Si la sientes seca, es hora de regar. 

Para que te hagas una idea de la cantidad de agua que necesita una planta: la mayoría de las plantas de exterior y tropicales requieren al menos una pulgada de agua de lluvia a la semana. Cuando riegas en casa, esto equivale más o menos a 20 litros de agua por metro cuadrado. 
  •  Si el problema es un ambiente muy seco 

Las plantas tropicales requieren niveles elevados de humedad en el ambiente. Para mejorar los niveles de humedad de un espacio tienes varias rutas. Puedes utilizar un aspersor con cierta frecuencia para humedecer las hojas con una fina capa de rocío. Evita hacerlo con un recipiente o similares, pues la idea es crear una fina capa de humedad que no afecte la función de la hoja. Si pones demasiada agua, puede quemarse con la acción de los rayos solares y si no se seca con rapidez, la humedad acumulada es el caldo de cultivo perfecto para hongos que causan moho y podredumbre. 

Otra opción es colocar la planta sobre un plato que contenga una capa de grava y agua. De este modo el agua se evaporará poco a poco, aumentando la humedad ambiental, pero las raíces no permanecen en contacto directo con el agua gracias a las piedrecillas. La ruta más simple (y mi preferida) es agrupar plantas con requerimientos similares. Cuando están juntas, contribuyen a mejorar los niveles de humedad, sobre todo si añades a tu colección una dracena. Recuerda mantener tus plantas lejos de la calefacción y el aire acondicionado y, si ves que a pesar de tus cuidados siguen apareciendo puntas marrones, siempre puedes adquirir un humidificador para tus plantas. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.