s>

Guía para un Crotón feliz

Al elegir una planta de interior, el objetivo principal suele ser embellecer y realzar cada rincón del hogar. Su frondosidad y colorido nos aportan energía positiva. Por eso, al buscar especies ornamentales, solemos elegir preferentemente aquellas que tienen flores de espectaculares formas y colores intensos que nos llenan de sensaciones. Sin embargo, para conseguir ese mismo efecto, las flores no son totalmente imprescindibles ya que las hojas de algunas plantas son igual o incluso más espectaculares que la más bella flor. Y como ejemplo, el Crotón. ¡Hoy hablaremos de los cuidados del Crotón, para que lo incluyas en tu lista de plantas favoritas!

Crotón: Descripción, cultivo y cuidados

Del género codiaeumy de la familia de las euphorbias, tiene su origen en la región de Malasia. Su principal característica son sin duda sus fantásticas hojas de distintos colores y su asequible mantenimiento.

De su fuerte tallo surgen hojas de formas ligeramente irregulares y color verde. Un rasgo peculiar es que las “venas” de sus hojas varían de color, llegando en ocasiones a cubrir la superficie folicular casi por completo. El abanico de tonos va del rojo al amarillo, pasando por los rosados, morados o castaños.

No existen muchas especies de este género. Apenas unas 14 variedades en su región de origen. Las más utilizadas como planta doméstica son, la variegatum, en las que las venas de sus hojas irregulares, pequeñas y de un verde intenso adquieren una gran variedad de tonos, y la pictum, de hojas más grandes y ovaladas, en la que el rojo y sus tonalidades acaparan todo el protagonismo.

Cómo cultivar el crotón

El Crotón es una planta que, aunque no suele ser muy exigente, sí necesita unos ciertos cuidados en cuanto a la cantidad de luz, riego o humedad. Para disfrutar de tu Crotón en su máximo esplendor durante todo el año, sólo tendrás que seguir estas sencillas pautas:

  • Ubicación

El lugar en el que irá colocada la planta es uno de los requisitos fundamentales para un correcto desarrollo. Este tipo de plantas no resisten los cambios abruptos de temperatura. Por tanto, hay que buscar un lugar alejado de radiadores o aparatos de aire acondicionado. Y por supuesto, hay que evitar las corrientes de aire. Esto deja descartada la colocación en los accesos a la vivienda, o delante de ventanales, puertas, y en general, zonas de mucho tránsito.

  • Suelo

El sustrato favorito del Crotón es rico en nutrientes, de carácter ligeramente ácido y que permita un buen drenaje. Esto puede conseguirse mediante una combinación de mantillo de hojas, turba y arena de río, ingredientes que reúnen todas las condiciones necesarias.

  • Luz

La alta luminosidad es muy necesaria para el buen desarrollo del Crotón. Eso sí, hay que evitar el sol directo o colocarla cerca de cristales que creen un efecto lupa a fin de evitar posibles quemaduras en las hojas. La claridad hará que el colorido se intensifique mientras que el sol directo no hará más que quemar la planta.

  • Temperatura

El Crotón no sólo precisa un clima cálido, sino también una temperatura constante, con apenas variaciones. Esto la convierte en una especie ideal para su cultivo en interiores, y muy desaconsejable para colocarla al aire libre. Entre los 20-25 grados sería la temperatura apropiada.

Cuidados generales

  • Riegos

Teniendo en cuenta la procedencia tropical de la planta, es obvio que, como el resto de sus congéneres, necesita buena hidratación y una humedad alta. Lo que hemos de procurar con el riego es que el sustrato se mantenga siempre húmedo, aunque nunca anegado. Las raíces son muy superficiales, y excedernos con el agua podría tener efectos fatales.

Al igual que otras plantas provenientes de ambientes tropicales, es muy recomendable espolvorear agua por las hojas de vez en cuando con un pulverizador.

  • Fertilizantes y abonos

Esta planta crece muy rápidamente durante las estaciones más cálidas. Por ello, en primavera y verano conviene disolver abono líquido en el agua de riego cada dos semanas para aportarle los nutrientes necesarios. En invierno y otoño, con hacerlo una vez al mes o incluso cada dos meses, bastará. La composición ideal del abono para el Crotón son 15 partes de nitrógeno, 9 de fósforo y 15 de potasio.

  • Trasplante

Cuando la maceta ya no es capaz de contener las raíces o estas están demasiado apretadas en su interior, es que ha llegado el momento del trasplante. El final del invierno es la mejor etapa para llevar a cabo esta operación.

  • Plagas

Si se observan pequeñas manchas sobre la cara inferior de las hojas, es posible que se trate de una infección de cochinilla parda o algodonosa. La primera se caracteriza por estar recubierta de una capa protectora, que le otorga un aspecto similar al de una lapa. La segunda también cuenta con una capa protectora, pero en este caso, similar al algodón. Ambas son muy habituales, inconfundibles, y pueden causar graves daños a la planta. Para eliminarlas, bastará con pasar por las hojas un trozo de tejido empapado en alcohol metílico, o bien, agua y jabón neutro si los parásitos son de mayor tamaño. Si esta solución no surte efecto, utilizar un producto químico específico.

Otro fenómeno que en ocasiones se observa es el amarilleado de la superficie de las hojas. Este tono suele ser causado por un ataque de arañuela, que puede acabar con las hojas de la planta. La arañuela o araña roja aparece debido a la sequedad, por lo que, para combatirla, lo más indicado es elevar el número de pulverizaciones para incrementar el nivel de humedad. Igual que en el caso anterior, si no consiguen eliminarse con el método explicado, aplicar un insecticida específico.

  • Poda

Eliminar los pequeños brotes es aconsejable para mantener una planta más frondosa. Así se estimula el crecimiento de ramas laterales y se contrarresta el crecimiento vertical característico del Crotón.

Se puede llevar a cabo una poda en condiciones en caso de que la planta tenga mal aspecto y pierda hojas, cortando el tallo superior a baja altura. Esta operación se debe realizar en la primavera y posteriormente aplicar buenas dosis de calor y humedad.

  • Multiplicación

La reproducción del Crotón se realiza por esquejes.

Esta operación se realiza durante los meses de primavera, de la siguiente manera: con un cuchillo afilado, se corta una porción de rama, de unos 10 cm de longitud, procurando dejar alguna yema y varias hojas. Al cortar los esquejes, el tallo suelta látex por lo que se ha de taponar el lugar de la incisión con carbón en polvo.

Los esquejes se plantan en sustrato formado por turba y arena gruesa, para favorecer el enraizamiento. El recipiente con el esqueje plantado se tapa con un plástico y se pone en un lugar umbrío, a temperatura de unos 20º. Hay que procurar mantener la tierra húmeda y retirar el plástico a diario para evitar el exceso de condensación.

Cuando aparecen los primeros brotes, es la señal de que el crotón ha echado raíces. Se retira el plástico, y se traslada el tiesto a un lugar más soleado. A partir de ese momento, ya se puede tratar la planta como cualquier otra unidad adulta.

Si te gustan las plantas de hojas grandes y originales más que las de flores, el crotón es sin duda, tu planta ideal.

¡Elige cualquiera de sus atractivas variedades para realzar cualquier rincón de tu hogar!
¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora...
Yvonne Briones

Hay algo que las plantas y la creación de contenido tienen en común: la geometría natural. Me encanta crear el contenido visual y manejar las campañas de Be.Green.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.