Dracena Limón

Originaria de Madagascar y conocida en inglés con el nombre de “planta dragón”por su savia roja, la Dracena limón es una planta preciosa y elegante que embellecerá tus espacios. No sólo tiene unas líneas estupendas y colores vivos, sino que es muy fácil de cuidar.

Es perfecta para vivir en el interior de tu casa u oficina y con el paso de los años puede alcanzar hasta 2 metros de altura. Es la adición perfecta para tus espacios.

¿Quienes necesita una Dracena Limón?

- Principiantes que quieran una planta alta y muy llamativa. La Dracena es ideal para quienes no tienen mucha experiencia con las plantas, porque requiere cuidados muy sencillos y puede seguir creciendo aún si se le ignora un poquito.

- Personas con poco tiempo libre. Aquellos que no puedan estar pendientes de regar las plantas y moverlas según las horas del día, o fertilizar con regularidad. La Dracena limón es una planta que resiste bien las sequías y crece sin complicaciones.

- Personas que deseen decorar con plantas grandes en espacios reducidos. La Dracena limón es una planta alta, pero con un follaje bastante discreto que puede acomodarse en espacios reducidos para dar una sensación de verticalidad y altura visual.

- Quienes deseen mejorar la calidad del aire que respiran. Esta planta está dentro del grupo de plantas purificadoras, capaces de filtrar y degradar partículas nociva del aire, además de producir un poco más e oxígeno. Es magnífica para decorar habitaciones, no sólo porque no es invasiva sino por sus propiedades purificadoras.

- Es perfecta para oficinas. En estos espacios comunes es difícil que alguien preste demasiada atención al cuidado de las plantas, por lo que una Dracena ubicada estratégicamente le dará un toque de vida y color a cualquier espacio laboral. Además tiene el tamaño y las características para encajar muy bien en este tipo de decoración y condiciones medioambientales.

Cuidados de la Dracena Limón

La Dacena casi que se cuida a si misma, pero es importante mantener ciertas condiciones ambientales que extenderán su vida y la mantendrán exhuberante, alta y preciosa. Con este tipo de plantas tan resilientes y fuertes es preferible dejarlas un poco a su suerte, porque el exceso de cuidados tanto en riego y abono, puede afectarla. En resumen: Toma tu pulverizador de agua y regala a tu Dracena un poco de humedad para que esté siempre feliz, pero no la riegues tan seguido. 

  • Riego: 

Esta planta es de climas tropicales, por lo que requiere un ambiente húmedo, aunque se debe tener cuidado con no regarla en exceso. Puedes regar un par de veces a la semana, pero esto siempre dependerá del clima y el lugar donde esté ubicada. Revisa el sustrato, que debe estar húmedo pero jamás encharcado para evitar que sus raíces se pudran, así que riega sólo cuando veas que el sustrato está completamente seco. Presta atención a la punta de las hojas, si las ves resecas es que le falta humedad.

Para que las hojas mantengan su textura y flexibilidad, puedes pulverizarla una vez a la semana. 

  • Iluminación

Las Dracenas se ponen preciosas cuando reciben mucha luz indirecta, pero son muy resistentes y se adaptan a casi cualquier condición de iluminación. Evita el sol directo porque quemará las hojas y puedes dejarla en lugares con poca luz natural o con luz artificial, aunque su crecimiento será un poco más lento, aunque no lo notarás mucho pues es de crecimiento lento. 

  • Sustrato

Con las Dracenas es importante verificar el drenaje de la planta, pues es sensible al encharcamiento de las raíces. Puedes usar una mezcla que incluya arcilla u otro tipo de sustrato que otorgue buen drenaje. Procura sembrar en una maceta amplia, donde haya espacio para que desarrolle y extienda su extenso sistema de raíces.

En cuanto al abono, menos es más. Un exceso de fertilizante puede perjudicar a este tipo de plantas tan resistentes. 

  • Reproducción

La forma más sencilla de reproducir esta planta es a través de esquejes. Corta tallos de unos 10 centímetros de longitud, aplica alguna hormona enraizadora (opcional) y coloca directamente en la tierra. También los he dejado en un vaso con agua, sumergiendo algunos centímetros del tallo hasta que desarrollan raíces y siembro. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.