s>

Cómo cuidar plantas de interior: Consejos para ayudar a tus plantas a crecer sanas

De seguro ya conoces todos los beneficios de tener plantas de interior y eres un principiante responsable buscando más información para proporcionarle todo lo que necesita. Tal vez ya tienes una o varias plantitas que empiezan a verse decaídas o peor aún, estás haciendo todo lo que te han dicho y notas que no han crecido ni un poquito y puede que estén perdiendo hojas.

No desesperes, que hemos creado esta pequeña guía para que aprendas cómo cuidar plantas de interior. Con estos pocos consejos podrás ayudar a tus plantas a crecer sanas y felices. 

Empecemos con lo básico

Todas las plantas requieren dos cosas para crecer sanas y felices: agua y luz. Por supuesto que hay factores como el sustrato, la temperatura, niveles de humedad y otros que pueden intervenir en el proceso; pero en teoría si te has ocupado de proporcionar la cantidad de agua y de luz adecuadas, tu planta lo tiene todo para crecer. 

En estas cosas básicas de plantas, al igual que en la vida, el secreto reside en una sola  cosa: el balance. Debes encontrar el balance justo de agua y luz que requiere tu planta y esto sólo lo logras a través de la observación de tu planta y del espacio en donde está ubicada.

Me encantaría poder ofrecer un calendario de riego, poda y trasplante que te diga con cuantos mililitros de agua, a qué hora y cuándo regar, pero la verdad es que esto varía según el lugar donde estés.

Las guías de riego y cuidados te ofrecen una idea general de las necesidades de la especie, pero esto deberá adaptarse según el lugar. 

Dicho esto, el primer consejo es poner atención. No hace falta que pases 3 días mirando fijamente tu planta, pero si es bueno que toques el sustrato para saber cuanto tiempo pasa entre cada riego según la estación. También puedes ver cómo se comporta cuando la pones en determinado lugar, o si cambias su orientación. Adquiere el hábito de mirar tus plantas, de tocarlas y ver cómo cambian.

Háblales, cántales  no sólo es bueno para ellas sino que es terapéutico además tu plantas no te juzgarán si no tienes buena voz.

Consejos para que tu planta de interior crezca hermosa

La mayoría de las plantas de interior no soportan la luz directa del sol, y si bien pueden adaptarse a espacios poco iluminados, lo ideal es que tengan a su disposición suficiente luz. Un buen truco para saber si requiere más o menos luz es ver su color y forma. Las plantas de hojas oscuras y alargadas suelen requerir menos luz. Un ejemplo de estas plantas son las Drácenas. Otras especies subtropicales como las Calatheas, prefieren lugares con grandes ventanas y muchísima luz. 

Si tienes plantas que son exigentes con las cantidades de agua que requieren (como las temperamentales fitonias) puedes colocarlas sobre un platito con agua. Pon algunos guijarros en el plato, llénalo de agua y coloca encima la planta. Ella beberá a gusto. Recuerda retirarlo en otoño. Nunca dejes la planta sobre el platito con agua sin piedras o guijarros, porque esto causará pudrición en las raíces.

Limpia las hojas con cierta regularidad, pues esto les permite tomar mejor la luz solar necesaria. Un paño seco puede bastar, pero su lo humedeces con un poco de glicerina mucho mejor. Esta sustancia natural es hidrogoscópica, es decir que atrae la humedad del ambiente, no afecta la porosidad de la hoja y deja una capa linda y brillante que evitará que el polvo se adhiera.

-¿Te gustan las macetas lindas de barro o porcelana? Son perfectas para las plantas de interior, pero tienen la desventaja de ser muy pesadas. Si eres de los que mueven a veces las plantas para que reciban más luz y no quieres sacar músculos cargando las macetas, deja la plantas en sus macetas ligeras de plástico y colócalas dentro de las decorativas. Podrás moverlas con facilidad y puedes cambiarlas a tu gusto sin tener que trasplantar.

-Trasplanta cuando sea necesario. No esperes a ver las raíces asomándose por los agujeros de drenaje de la maceta o por encima, si ves que la planta es mucho más grande que su maceta y se voltea por el peso, que ha dejado de crecer o que al sacar el cepellón de tierra de la maceta este sale con facilidad y ves la raíces, es hora de adquirir una maceta más grande y un buen sustrato.

Cuidado con los cambios bruscos de temperatura, pues esto les hace caer las hojitas. Aléjalas de las ventanas y puertas que se abren con frecuencia y jamás las acerques demasiado al aire acondicionado o el radiador de la calefacción.

A las plantas de interior les gusta la tranquilidad y estabilidad. Evita moverlas a cada rato, porque esto altera las condiciones de temperatura e iluminación. Encuentra el punto perfecto, donde las veas más felices y déjalas allí de forma permanente o establece rutinas fijas. 

-Abona cada 3 meses al menos. Recuerda que todo lo que necesita tu planta para crecer debe tomarlo del sustrato. En las plantas de interior las reservas de nutrientes del sustrato se acaban muy pronto, por lo que hay que reponerlas con abono y fertilizantes. Yo prefiero los de liberación prolongada o de liberación lenta porque con los abonos líquidos hay que tener cuidado porque en lo que te equivoques con la dosis, le quemarás las raíces. Los abonos de liberación lenta vienen en gránulos, pastillas o barritas que se ponen en el sustrato y se activan con cada riego.

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora...
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.