s>

Cómo regar las plantas en vacaciones

Si eres de las personas que ha luchado para mantener sus plantas con vida, si eres de los que sienten que estos seres vivos son casi parte de tu familia y que son como tus hijos, o si sencillamente odiarías ver cómo tus preciosas plantas mueren de sed luego de que te has tomado un merecido descanso, entonces necesitas seguir leyendo, pues te daremos unos trucos formidables para regar tus plantas en vacaciones. 

4 Métodos para regar las plantas en vacaciones

Hay personas bendecidas por la fortuna que cuentan con un vecino, amigo, compañero de piso o familiar responsable que puede ocuparse de seguir al pie de la letra un riguroso cronograma de riego adecuado para cada tipo de planta; pero no todos contamos con esa suerte. Es por esto que te proponemos varios métodos sencillos, económicos y caseros que garantizarán que tus plantas reciban la hidratación adecuada para su especie. 

Botella de cristal

Sabemos que no necesitas una excusa para beber un buen vino, pero las botellas de cristal pueden ser recicladas para regar tus plantas mientras estás fuera. Con este método puedes garantizar unos 5 o 6 días de riego para una maceta mediana a pequeña. Si es muy grande, puedes utilizar un par de botellas. 

Sólo necesitas una botella con tapa de metal, clavos y un martillo. Comienza quitando el recubrimiento plástico en el interior de la tapa de metal. Con el clavo y el martillo hazle unos 4 o 5 agujeros a la tapa. Para evitar que se doble, colócala en una superficie firme y haz los agujeros desde la parte de adentro. 

Llena la botella con agua hasta el borde y coloca la tapa agujereada. Cava un pequeño agujero en el sustrato de tu maceta y coloca la botella boca abajo, enterrando el extremo con la tapa. El agua estará en contacto con el sustrato y la planta podrá sustraerla cuando la necesite. 

Baño de inmersión

Este método es perfecto para plantas que requieren altos niveles de humedad y que no requieren mucho sol. Puede sostener a tu planta tropical por una semana o más, dependiendo de cuánta agua necesite.

No se recomienda para suculentas o cactus, pues el estar en contacto constante con la humedad puede causar pudrición en las raíces.

 Para llevarlo a cabo debes llenar la bañera, lavaplatos o gran recipiente (donde quepa la maceta completa) con unos 3 cm de agua. Puedes colocar una toalla en el fondo para que las macetas no rayen el fondo de la superficie. Luego coloca las plantas en el agua y déjalas allí. Ellas tomarán el agua que necesitan. 

El hilo

Este método es ideal para plantas pequeñas a medianas. Puede mantener el nivel de humedad de tu planta por una semana, aproximadamente.

Para aplicarlo necesitarás un recipiente para el agua y un trozo de hilo de algodón o tela trenzada. Debe ser más o menos grueso y tan largo como para llegar al fondo del bote con agua y el fondo de la maceta. Humedece muy bien el sustrato. 

Coloca un extremo del hilo dentro del bote donde irá el agua y entierra al menos 8 cm del hilo dentro del sustrato de la planta, en la base de esta. Llena hasta el borde el bote agua. Recuerda que el borde del bote de agua siempre debe estar más elevado que la maceta, para que la gravedad ayude a que el agua escurra a la maceta. Puedes aprovechar para poner un poco de fertilizante líquido en el agua. Evita dejarla en la luz directa, pues el sol puede secar el hilo y dañar el sistema.

El mini-invernadero

Si tus vacaciones se extenderán más de unos días y las soluciones anteriores se quedan cortas, puedes hacer un mini-invernadero. Esto funciona muy bien para plantas pequeñas a medianas, que no requieran luz directa.

Necesitarás una bolsa de plástico transparente grande, que pueda cubrir por completo la planta y su maceta, además de bandas de goma/elásticos. 

Coloca una toalla húmeda en el fondo de la bolsa. Riega la planta de forma acostumbrada, sin sobre saturarla. Colócala dentro de la bolsa, sobre la toalla, y sopla un poco de aire, para crear un globo a su alrededor. Si la bolsa se adhiere a la planta, puedes colocar algunas varillas para sostenerla. Cierra la bolsa con ayuda de las bandas de goma. Dóblala nuevamente y vuelve a sellar con otra banda elástica. Esto evitara que se escape la humedad. La bolsa de plástico actuará como un invernadero, en el que las planta eliminarán la humedad por las hijas, que caerá nuevamente en el sustrato. Sólo debes mantenerlas lejos de la luz directa del sol.  

No permitas que tu estilo de vida se interponga ante tu deseo de vivir en un hogar repleto de verde.

Si viajas con frecuencia o tienes que pasar algunos días fuera de casa durante la semana, es recomendable que adquieras plantas que se adapten a ese estilo de vida. Puedes buscar algunas plantas de bajo mantenimiento, resistentes y que pueden vivir en condiciones de poco riego.

Los cactus, suculentas y plantas como la lengua de suegra y los potos son perfectos para ti. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora...
Yvonne Briones

Hay algo que las plantas y la creación de contenido tienen en común: la geometría natural. Me encanta crear el contenido visual y manejar las campañas de Be.Green.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.