¿Qué planta crece más rápido?

Una de las mayores alegrías cuando tienes plantas es descubrir que le están naciendo nuevas hojitas. Esa pequeña hoja es la prueba irrefutable de que somos capaces de cuidar de otro ser vivo, que esa planta está sana, feliz y quiere seguir extendiéndose. Pero hay plantas que crecen tan lento que sientes que no experimentan ningún cambio.

Si lo que quieres son recompensas inmediatas y plantas felices, entonces necesitas adquirir uno de estos ejemplares de plantas de rápido crecimiento. 

Las plantas más veloces 

Si bien la especie de la planta determina en buena medida el ritmo de crecimiento, los factores medioambientales son fundamentales. Puedes tener la planta de crecimiento más veloz, que si no está recibiendo la cantidad de luz necesaria, agua y nutrientes, no crecerá ni un milímetro. El tamaño de la maceta también es importante, pues debe tener espacio para estirarse pero sin exagerar porque una maceta demasiado grande puede acumular demasiada humedad y podrir las raíces. 

Fertilizar en el momento adecuado también es clave para estimular el crecimiento. La mayoría de las plantas deben fertilizarse en primavera y verano, pero es mejor revisar las fichas de datos de cada especie. Por otra parte, debes saber que hay periodos en el que no hay crecimiento porque la planta entra en reposo. No esperes que tu planta se estire en invierno tanto como lo hizo en verano. 

  • Lavanda 

Resistente, fácil de cuidar y complacer, la lavanda se extenderá y perfumará todos tus espacios con sus flores de color violeta. Requiere mucha luz indirecta y riego moderado.

  • Menta 

Cuando la menta se siembra en el suelo, se extiende tanto que se considera una especie invasiva. Por eso es mejor tenerla solita en su propia maceta. Necesita riegos constantes, luz indirecta y poco más. Es muy fácil de cuidar. 

  • Potos

El potos crece raudo y veloz en donde lo tengas, no tardará mucho en desplegar sus ramas colgantes y llenarte de verde y felicidad. Exige poco riego y se adapta a casi cualquier condición de luz. De hecho, puedes cultivarlo en agua. 

  • Romero

El romero se puede convertir en un arbusto gigante en un santiamén si lo siembras en el suelo, así que suele contenerse en su propia maceta. Requiere poco riego pero grandes cantidades de luz. 

  • Cintas

Las cintas son plantas resistentes y resilientes. Se adaptan a donde las pongas y aprovecharán todos sus recursos para ponerse preciosas. Riégalas poco y ofréceles espacio para crecer radiantes. Te dará hasta hijitos para que la reproduzcas.

  • Tradescantia

La tradescantia le pondrá el toque de color a tu jardín interior. Fácil de reproducir, cuidar y querer, esta planta colgará de su maceta en tiempo récord. Exige poca agua y luz moderada. 

  • Caña Muda

La Dieffenbachia o caña muda es una de esas plantas de interior tradicionales que se caracteriza por sus hojas de dos colores. Crece con una velocidad increíble, además se adapta a casi todas las condiciones de luz, siempre y cuando no la expongas a la luz directa. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.

0 producto Tu carrito

Tu carrito está vacío.