Tipos de bonsais y sus cuidados

Cuando vemos un bonsai hay varias cosas que saltan a la vista. La primera es el tamaño, de seguro habrás notado que hay unos minúsculos, otros más grandes y robustos. Otro detalle interesante es que no todos los árboles tienen la misma forma, hay unos bien derechos, mientras que otros caen de forma caprichosa. Todo esto está calculado y se ha trabajado para que el árbol ofrezca ese aspecto. De hecho, podemos clasificar los tipos de bonsai siguiendo estas características bien definidas. Sigue leyendo y aprenderás todo lo que necesitas saber sobre cómo clasificar y cuidar tus bonsai.

Tipos de Bonsai

Cuando hablamos de bonsai hacemos referencia a la técnica de cultivo y no precisamente a la especie de árbol. De hecho, es posible hacer un bonsai con prácticamente cualquier tipo de árbol, aunque siempre habrán algunos que luzcan mejor que otros y por esto se popularizan. Es importante saber que estos estilos de bonsai no son obligatorios y que apegarse a estas directrices depende completamente de quien hace el árbol, de la interpretación que hace de la anatomía natural de árbol, su creatividad y preferencias estéticas. Hay varias formas de clasificar los bonsai, pero el tamaño y el porte son las más populares. Si quieres sorprender a todos, pues memoriza los nombres en japonés y quedarás como todo un experto.

Según su tamaño

Keishi

Estos bonsai miden unos 2.5 a 3 cm de alto. Son una rareza que suelen verse sólo en exposiciones y eventos especiales, pues es muy complicado tenerlos por largo plazo.

Shito

Los shito son otros bonsai bien pequeños, de unos 7.5 cm de alto. Son muy lindos, pero al igual que los keishi no suelen vivir por mucho tiempo. Lo que se suele hacer es exhibirlos y luego trasladarlos a otra bandeja para que crezca de forma adecuada.

Mame

Los bonsai mame suelen medir unos 15 cm. Son bastante pequeños pero pueden mantenerse por largo tiempo, aunque requieren unos cuidados más específicos para mantenerlos en esa talla.

Shohin

El tamaño Shohin es uno de los má populares pues se encuentra en el medio del espectro. Mide un máximo de 25 centímetros, así que aún siendo pequeño, es mucho más sencillo mantenerlo. Dicta la tradición que estos árboles deberían poder sostenerse en la palma de la mano.

Kifu Sho

El Kifu Sho es un poco más grande que las miniaturas anteriores. Puede tener un porte de hasta 40 centímetros de altura. Suelen ser un poco más llamativos, no sólo por su tamaño, sino porque admite más libertades artísticas a la hora de formar las ramas.

Chumono

Este bonsai va de mediano a grande. Para que un árbol pueda ser considerado dentro de esta categoría debe medir entre 40 a 80 centímetros de alto. Causan mucha impresión porque todos tenemos la idea de que los bonsai son minúsculos. Dicho esto, son muy fáciles de cuidar, pues no hace falta estar tan pendiente de las raíces y ramas.

Omono y Hachi Uye

Estos son los tamaños más grandes de bonsa. El Omono debería medir entre 80 y 100 centímetros de altura., mientras que el Hachi Uye oscila entre los 100 y 120 centímetros de alto. Son árboles modelados como bonsai y no son tan comunes.

Según su estilo de tronco

Cuando se estiliza el tronco de un bonsai se busca emular la forma del árbol en la naturaleza, pero también se tienen en cuenta las características naturales de la estructura del árbol (ramas, tamaño y forma de las hoja, por ejemplo) para crear una obra de arte. Esto es precisamente lo que hae que el bonsai sea mucho más que un árbol en una bandeja. Podemos clasificar los bonsai según su tronco como:

Chokkan - Formal erguido

En este tipo de bonsai el tronco principal es recto, largo y erguido. Las ramas sobresalen del tronco más gruesas en la parte baja de la copa y se van adelgazando en la parte superior Esto hace que árbol adquiera esta forma triangular y simétrica. Las raíces deben sobresalir un poco del sustrato, de forma pareja alrededor del tronco.

Moyogi – Informal erguido

El tronco y las ramas pueden presentar curvas y dobleces pero la punta del tronco del árbol siempre estará alineada con la base del tronco. De este modo, las curvas de las ramas quedan en la parte media del árbol, pero sigue conservando su porte erguido. Las ramas también van de forma progresiva, dejando las más gruesas en la parte inferior de la copa y las más pequeñas arriba, dando la forma cónica o triangular.

Hokidachi – Escoba

Imagina que tienes una escoba, la volteas y dejas las cerdas al aire. Este tipo de bonsai se caracteriza por tener un tronco erguido, pero las ramas forman una copa redondeada. Las ramas deben tener ⅓ de la altura del tronco. Este tipo de arreglo se suele hacer con árboles que tienen ramas muy delgadas y abundantes, como los elmos.

Shakan - Inclinado

El tronco es recto, como el estilo formal erguido, pero emerge del suelo con cierto ángulo. Esta inclinación hace que la punta del tronco del árbol quede a la derecha o a la izquierda de la base y raíces. La inclinación del tronco además hace que las ramas queden paralelas al suelo, lo que le da un look bien particular que seguro has visto.

Kengai – Cascada

Los bonsai de tipo Kengai buscan emular aquellos árboles que crecen en las riveras de los río o en los bordes de una montaña. Aquí la inclinación del tronco hace que las ramas caigan completamente hacia abajo, sobrepasando la base de la maceta. Es fácil de identificar, no sólo porque parece que se va a caer del contenedor, sino porque a diferencia de los otros tipos de bonsai que van en bandejas chatas, este se planta en macetas altas y delgadas que permiten admirar su porte.

Han-Kengai – Semi casacada

Es muy similar al estilo cascada, sólo que las ramas del bonsai no caen hasta la base de la maceta sino que apenas alcanza el nivel del borde. Es un poco menos dramático, pero igual de guapo.

Bunjingi - Literati

Aquí el centro de atención del bonsai es el tronco, que puede estar doblado de formas sinuosas y las ramas y hojas se reducen al mínimo. No es muy popular, pero tiene su encanto. El árbol busca emular los trazos finos de los kanji japoneses o ideogramas chinos.

Fukinagashi – Barrido por el viento

Se busca emular a un árbol que ha sido arrastrado por la poderosa fuerza del viento, como si estuviera en la cima de una montaña o en la costa. Ofrece un efecto bien llamativo, porque pareciera que todo el tiempo está expuesto a vientos descomunales pues todas sus hojas están orientadas hacia un mismo lado. Este estilo puede combinarse con otros tipos de estilos básicos (informa, formal erguido, semicascada, etc) y queda precioso en composiciones con varios árboles. Por su dificultad, es un estilo poco común.

Yose-ue – Bosque

Esto más que hacer referencia a un tipo de árbol, abarca composiciones creadas con varios árboles. Normalmente se hacen en números impares, con la misma especie de arboles aunque peuden tener diferentes alturas y edades. Los lados de las bandejas de los bosques son bien bajitos, para dar altura y mostrar las raíces.

Ishitsuki – Trepados en las rocas

El árbol sobresale de una roca, pero las raíces alcanzan a tocar el sustrato de la maceta. Este arreglo busca emular aquellas plantas cuyas raíces crecen en las rocas, desarrollando raíces largas que llegan al suelo. La roca funciona como un contenedor, con el árbol siguiendo los contornos de la roca.

Neagari – Raíces expuestas

Estos bonsais representan aquellos árboles expuestos a condiciones difíciles, como terrenos pedregosos, que han expuesto sus raíces. Este arreglo permite que la planta obtenga una apariencia ligera, porque parece suspendida en el aire por las raíces aéreas.

Ikadabuki

Pareciera un conjunto de diferentes árboles, pero la verdad es que todos los tallos nacen del mismo tronco. Este estilo imita un fenómeno natural que ocurre cuando un árbol se cae de lado por alguna causa y las ramas que crecen en el lado expuesto del árbol siguen creciendo hacia arriba, como si fuera un grupo de nuevos troncos. A veces se desarrollan raíces independientes de estos brotes.

Cuidados del bonsai según sus tipos

Antes de hablar de los cuidados de los bonsai según su tipo, es importante recalcar que una buen parte del éxito manteniendo y cuidando de un bonsai depende de la cantidad de información que manejes sobre tu árbol. Has de conocer la especie de árbol, cuáles son sus requerimientos, además de tener idea sobre el lugar donde esta ubicado: iluminación, humedad, entre otros. Entre más sepas mejor, porque podrás crear las condiciones ambientales ideales que además aligerarán tu carga de trabajo. Una planta ubicada en el lugar correcto requerirá menos atención que una que debas mover para perseguir el sol o que debas puverizar más para mantener los niveles de humedad, por ejemplo.

No existen cuidados universales ni calendarios de riegos preciso para las plantas. Tienes que aprender a conocer tu planta, entender sus necesidades y ubicarla en el mejor lugar posible. Existen cuidados básicos, simples, que te darán una guía de las necesidades de tu bonsai. En Be Green te entregamos una tarjeta con estas indicaciones cuando te llevamos tu planta, pero luego de esto se trata de que observes tu planta y aprendas sobre ella. Ciertos estilos de bonsai requieren algunos cuidados particulares:

Cuidados del Shohin y Mame

Estos árboles miniatura requieren un poco de mantenimiento extra. Esto es por diversas razones, en primer lugar están en una bandeja pequeña con poco sustrato, por lo que la humedad se evapora con rapidez y has de estar muy pendiente del riego. Por otra parte, tienes que ver con mucho cuidado las ramas y hojas para notar cualquier cambio extraño o posibles pestes que puedan atacarlo.

Para poder mantener su forma y tamaño dentro de los estándares es importante podarlo de forma adecuada y precisa pues al ser tan pequeños una hojita nueva puede arruinar todo el conjunto. Otro punto a tener en cuenta es que estos bonsai son un poco más delicados, así que aún cuando sean de pleno sol es mejor protegerlos con un poco de sombra. Ten cuidado con el viento fuerte, que puede tumbarlos y secarlos en exceso.

Cuidados de bonsai cascada y semi cascada

Estos son estilos de dificultad media. Hay que prestarle atención a las ramas porque son estas las que van a dar el carácter al árbol, simulando que ha crecido en condiciones difíciles. Las ramas deben ser rectas. Hay que prestar atención a la caída de las ramas, recordando que en el semi-cascada nuca deben tener la misma altura que la base de la maceta, sino apenas alcanzar el borde. Recuerda podar con cierta frecuencia las hojas, dándole forma piramidal de ser posible a la copa.

Cuidados del bonsai Chokkan

El Bonsai de estilo formal erguido requiere simular el crecimiento del árbol en condiciones ideales: suficiente luz, sin tener que competir por el espacio, con mucha agua y con un buen clima. Esto producirá un tronco perfectamente recto, más grueso en la base. Tienes que prestar atención a la copa, podando las ramas que sobresalgan y arruinen el conjunto. La idea es tener una copa triangular.

Un buen truco para podar es permitir en la parte superior la formación en triadas, es decir, que haya una rama trasera y dos laterales, creando una forma triangular. Esto permite que el árbol luzca más lleno en la parte superior y le da profundidad al conjunto.

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.