¿Cómo se cultivan los cactus y suculentas?

Los cactus y suculentas son unas plantas fantásticas, pues prácticamente se cuidan solas. Son poco exigentes en cuanto al riego, humedad y fertilización. Ubicándolas en un lugar donde reciban los rayos de sol de forma indirecta pero abundante, estarán listos para crecer guapos y radiantes.

Cultivar cactus y suculentas no es complicado, pero siempre puedes echar mano a nuestro arsenal de consejos. 

Consejos para cultivar cactus y suculentas 

  • La luz es muy importante. Posiciona las macetas de suculentas y cactus en lugares donde reciban entre 4 a 8 horas de sol diarias, puede ser cerca de una ventana si las vas a tener dentro de casa. Si quieres ubicarlas al sol directo, puedes hacerlo pero debes aclimatarlas poco a poco para que no se quemen.

  • El drenaje es fundamental. Es recomendable poner una capa de guijarros  en el fondo. Si quieres reciclar, puedes usar trozos de macetas de arcilla que se hayan roto o pedacitos de poliestireno. Este último es genial porque no sólo evitas que vaya a parar al vertedero, sino porque no le añade peso extra a la maceta.

  • Prefiere macetas poco profundas. Las raíces de los cactus y suculentas no suelen ser muy profundas y ese exceso de sustrato en la maceta conserva excesos de humedad que pueden afectar las raíces y matar la planta.

  • Riega abundante pero con poca frecuencia. No te excedas con los riegos, dependiendo del clima en que estés puedes regar cada una o dos semanas. Hazlo de forma profunda, hasta que el agua salga por los agujeros y de ser posible por inmersión para que la humedad no toque las hojas. Espera a que el sustrato esté completamente seco antes de volver a regar.

  • Evita regar de noche. Las bajas temperaturas promueven la retención de humedad por demasiado tiempo y esto podría producir hongos y/o pudrición de las raíces, que es la principal causa de muerte de estas plantas.

  • El sustrato es muy importante. Ten cuidado con mezclas ricas en arcilla que demoran en secarse, pues causan hongos y pudrición. Prefiere mezclas con arena, grava y otros materiales que la mantengan suelta y bien drenada. Para evitar el engorro de mezclar el sustrato, puedes adquirir mezclas listas para usarse. 

  • Cuando fertilices, hazlo con un producto dedicado a este tipo de plantas o utiliza uno universal muy bien diluido con el doble de agua recomendada. Fertiliza sólo dos veces al año, evita exagerar sobre todo si son abonos con mucho nitrógeno, pues este nutriente en exceso causa tejidos blandos y débiles, además de retrasar la floración de este tipo de plantas.

  • Protege tus cactus y suculentas de las heladas. Si en la región donde vives los inviernos son particularmente fríos, lleva al interior de tu hogar tus plantas, a un lugar iluminado y con temperatura controlada.
  • ¿Se rompieron algunas hojas de tu suculenta al trasplantar o moverla? Aprovecha para propagarlas. Colócalas sobre un poco de sustrato y humedece o sumerge la punta en agua para estimular el crecimiento de las raíces. Es muy sencillo crear plantas nuevas de estos pequeños accidentes.

  • Cuidado con las espinas. Si vas a dedicarte a coleccionar cactus y suculentas vale la pena invertir en un par de guantes de goma fuertes, que protejan tus manos de espinas y pelillos. Si aún no los tienes, envuelve delicadamente tu cactus en papel periódico o una cartulina suave para manipularlo. Si te llegas a clavar una espina minúscula que no ves, usa un trozo de cinta adhesiva para quitarla o raspa la superficie con una tarjeta de banco o similar, arrastrando para quitar la espina. 
¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.

0 producto Tu carrito

Tu carrito está vacío.