Cuidados plantas de interior en otoño

El otoño es la temporada perfecta para muchos: el clima está fresco, pero sin ser helado; las hojas comienzan a cambiar de colores y puedes observar cómo el mundo alrededor comienza a prepararse para la llegada de las bajas temperaturas invernales. Tus plantas de interior no están afuera para poder adaptarse por si mismas a el cambio de estación, por lo que tú debes ayudarlas a estar listas para recibir el invierno. Es hora de poner en práctica estos consejos para cuidar plantas de interior en otoño. 

El encanto otoñal

Parte de la magia de los cambios de estación es poder conectarnos con la naturaleza circundante, un hecho aún más evidente cuando tienes plantas. Si bien el ritmo de vida moderno apenas si se ve alterado con las estaciones, el ciclo de vida de las plantas nos permite recordar lo que significaba la llegada de cada temporada para nuestros ancestros y todos los ajustes que había que observar para prepararse. 

Las plantas (sobre todo las de hojas caducas) pasan por un ciclo particular en otoño, pues con el descenso de temperatura y la disminución de las horas de luz comienza la preparación para soportar el invierno. Las hojas sintetizan menos clorofila, así que comienzan a cambiar de color y eventualmente se caen, dejando sólo el tallo y las partes más fuertes que soportarán las temperaturas gélidas y la falta de sol.

Hay plantas que deben sembrarse en esta estación, pues son las condiciones ideales para su reproducción, como violetas, ciclámenes, tulipanes, narcisos, lirios y jacintos. Muchas plantas de interior no cumplen este ciclo pues son de origen tropical, pero igual pasan por un proceso de adaptación particular ante los cambios de estación; así que igual es imprescindible seguir un protocolo de preparación otoñal pues entran en un periodo de reposo. 

El objetivo de los cuidados particulares de las plantas de interior en otoño es ayudar a que tus plantas hagan la transición al invierno gradualmente, sin estresarse, preparadas para las baja temperaturas y puedan sobrevivir hasta la primavera sin mayores inconvenientes, listas para despertar y seguir creciendo. 

Los cuidados de plantas de interior en otoño

  • El último abono del año

Las plantas entran en reposo en los meses más fríos, por lo que conviene que les pongas un abono adecuado en las primeras semanas del otoño, de este modo garantizarás que tenga los nutrientes necesarios para sobrevivir al invierno. Es preferible utilizar fertilizantes y abonos de liberación lenta o prolongada, puede ser aquellos en forma de barritas o granulados, que van liberando nutrientes a medida que se riega. 

  • Riegos controlados

Las temperaturas comienzan a descender en estos meses, por lo que las plantas requerirán un poco menos de agua. Has de tener precaución de que sigan recibiendo la cantidad adecuada sin que esto signifique que haya riesgo de encharcarlas, lo que podría causar putrefacción de las raíces. El mejor método es revisar el sustrato con los dedos y regar sólo cuando la tierra se sienta seca. No olvides retirar los platos de agua en la parte inferior de las macetas y revisar que los agujeros del drenaje de las macetas estén libres de residuos. 

  • Podas

Hay especies que pueden requerir alguna poda para fortalecerla para los meses de invierno. Retira las ramas que veas más débiles, las hojas secas o medio marchitas. De este modo la planta no tendrá que invertir recursos en ramas que  no necesita y podrá mantener las partes más robustas.  

  • Plantar y transplantar

EL comienzo de la temporada otoñal es perfecto para plantar especies que tienen flores de invierno, como los pensamientos, violetas y ciclámen. Si haces la siembra en esta época, pues permitirás que las plantas crezcan, se desarrollen y se aclimaten paulatinamente a las condiciones ambientales. No se recomienda hacer transplantes en esta época del año, a menos que sea estrictamente necesario. Con las plantas de interior el objetivo es crear condiciones estables de cara al invierno.

  • Aprovechar la luz

Con el otoño comienzan a diminuir las horas de sol a lo largo del día. Trata de ubicar tus plantas de interior en un lugar donde puedan recibir esos preciados rayos del sol, sobre todo en la mañana. Puedes ponerlas cerca de las ventanas, siempre teniendo cuidado de que no le den corrientes de aire que pueden resultar fatales. Dale la vuelta a la maceta cada par de días, para que no se desarrollen de forma dispareja. 

  • Cuidado con las plagas

Es cierto que el verano es la época preferida de los insectos y plagas, pero no te descuides porque las cochinillas, mosca blanca y araña roja no descansan. Ten cuidado también con los hongos, pues con el descenso de las temperaturas se acumula la humedad. Examina raíces, tallos y el sustrato de vez en cuando. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.