Estilos decorativos y plantas: diseña tus espacios

El diseño de interiores se encarga de transformar y adaptar los espacios para que estos respondan a tus necesidades particulares y gustos, es una forma de potenciar la forma y la función a través del estilo. Tu huella, tu personalidad y estética son los que determinarán el estilo decorativo por el que te sentirás inclinado al momento de decorar, pero también te permitirá recrear determinada atmósfera, evocando sensaciones y sentimientos. Allí radica la magia y la importancia del diseño de interiores, decorar tiene un impacto positivo increíble en tu estado de ánimo, aún más si utilizas plantas.

Está demostrado científicamente que incorporar plantas en tus espacios te permite disminuir tus niveles de estrés, además tiene otros beneficios pues algunas plantas purificadoras pueden mejorar la calidad del aire que respiras. Pero en esta oportunidad quiero centrarme en la parte estética, así que te ofreceremos algunos trucos para incorporar plantas en algunas tendencias de diseño de interiores.

Una planta para cada estilo

Mid-Century Modern

El estilo de mediados del siglo XX adquirió unas características muy marcadas después de la Segunda Guerra Mundial, en la que se aprecian ecos de la escuela de la Bauhaus en los objetos y mobiliario. Había un aire de futuro, de esperanza y atisbos a la modernidad, al futuro que se avecinaba. Esto se tradujo en líneas muy modernas y precisas, con un uso particular del color que establecía diálogo directos con lo natural, el exterior. La madera se combina con tonos naranjas, amarillos, verde bosque y cafés. Atrás quedó la sobriedad funcional de otras épocas austeras, esto se trata de crear vínculos

En este tipo de decoración predominan las curvas, los ángulos. Los muebles tienen un aire atemporal, sabes que son de otra época pero siguen hablando de modernidad. La buena noticia es que muchas plantas de interior que están vigentes en la actualidad eran populares en esa época, así que aprovecha. La monstera deliciosa es ideal para este estilo decorativo, sobre todo si la pones en tutores que le den altura en vez de dejarla caer. Asimimo, la Drácena Limón queda muy guapa y también añade altura visual al espacio. Otras plantas populares de la época son el Ficus elástica, la planta de la serpiente y la higuera hoja de violín.

Las macetas son una forma genial de añadir dimensión, color y jugar con la altura de tus plantas. Puedes usar una maceta Tulum, que combina exitosamente materiales naturales. La maceta Helsinki, por otra parte, ofrece la conjugación perfecta de lo natural y lo moderno con el pie de madera y la maceta de porcelana.

Minimalista

Inspirado por los movimientos artísticos de los años 60 y 70, el minimalismo toma elementos del arte tradicional zen y los incorpora a una paleta de colores muy sobria en la que predominan los blancos. El minimalismo busca reducir todo a lo básico, a la mínima expresión. Aquí lo que vale es la eficiencia del diseño, no hay istracciones innecesarias ni espacios abarrotados. El espacio abierto, las líneas rectas y los colores claros combinados con texturas metálicas y brillante, maximizan los detalles, creando elementos de impacto.

En el minimalismo la repetición, lo simétrico, las líneas limpias y el uso increíble de luz natural son pautas básicas. Acabados pulidos, metales, plásticos y otros predominan sobre la madera rústica y acabados naturales. Las plantas adecuadas para el estilo minimalista son aquellas con líneas rectas, armónicas y sencillas, nada demasiado voluminoso o desordenado.

Los terrarios de cristal quedan perfectos sobre mesas y superficies, mientras que plantas como la sanseviera con sus líneas rectas y afiladas, queda perfecta. Las dracenas limón ayudan a dar altura visual, mientras que los cactus van muy bien con sus diseños angulares. Serán el punto focal ideal.

Evita macetas de terracota o materiales y acabados naturales. Mejor las de plástico, pulidas o porcelana blancas, sobrias y sin mucho adorno, como las macetas Eco Amsterdam. ¿No tienes mucho espacio? Considera instalar una repisa geométrica, como la estantería hexagonal flotante.

Bohemio

El estilo bohemio es el opuesto al minimalimo en muchos sentidos. Aquí no hay reglas estrictas, sino la orden expresa de manifestar tus gustos de forma exuberante y vívida. La clave del estilo boho son interiores que rebosen de objetos personales, mezclas de objetos étnicos, texturas y colores. Puedes mezclar objetos vintage con contemporáneos, patrones y sólidos. Lo importante es que te ofrezca una sensación acogedora y cálida.

Las plantas apropiadas para el estilo bohemio son aquellas exuberantes, frondosas: calatheas, palmas de Kentia, Potos, Alocasias y helechos quedan preciosos porque con sus hojas grandes o abundantes serán capaces de llenar los espacios, a la vez que contrastan con sus lindos colores. Aquí más es más, así que puedes agrupar tus plantas y jugar con los colores y materiales de las macetas. Deja volar tu imaginación y emplea accesorios como la maceta Istambul, ¿qué tal esta mesa Mandala de Flor? O las macetas Étnica y Nauru. Si quieres algo más divertido y diferente, pues ve directo a por las macetas Samoa.

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.