Plantas de interior que no necesitan mantenimiento

La adultez nos hace soñar con la cotidianidad en circunstancias imposibles: tener dinero sin trabajar, amar sin llorar, tener un piso impecable sin tener que limpiar y disfrutar de plantas preciosas que no requieran mantenimiento. De todas las anteriores, la más sencilla de alcanzar es la última, pues existen plantas de interior que prácticamente no requieren cuidados. 

Es importante recalcar que TODAS las plantas requieren un poco de atención. Hay unas más exigentes que otras, como las Fittonias que se desmayan dramáticamente cuando se te pasa ponerles agua en el horario que te imponen, mientras que otras son un poco más relajadas y flexibles. Lo que varía es la frecuencia e intensidad de los cuidados, pero siempre hay que ponerles agua y ubicarlas en el lugar adecuado. Son seres vivos que dependen de ti, así que dales un poquito de amor de vez en cuando.

Las plantas que casi no necesitan mantenimiento

  • Tillandsias 

Las plantas del aire son fantásticas para personas olvidadizas, descuidadas o muy ocupadas No requieren fertilizantes, riegos ni trasplantes de macetas porque no necesitan sustrato para crecer. Sólo debes ubicarlas en un lugar con mucha luz indirecta y pulverizarla con agua una vez cada semana. 

  • Sansevieria 

Siempre he dicho que la Sansevieria o Planta Serpiente se cuida a si misma y cuida a su dueño, porque es una potente planta purificadora. Resiste sol directo, poca iluminación, falta de riego y condiciones adversas y si pudiera, se regara a sí misma. Su único punto débil es el exceso de riego y un sustrato mal drenado. De resto es casi inmortal. 

  • Bambú de la suerte 

Esas plantitas que venden para mejorar el chi de tu hogar, casi siempre en un contenedor con guijarros de colores y agua no son bambús sino una especie de drácenas; es decir que son familia de la drácena limón. Sólo necesitan un lugar iluminado donde no reciban sol directo y que mantengan su contenedor con suficiente agua y seguirán creciendo verdes y felices. 

  • Tradescantia

La tradescantia es preciosa, tiene unas hojas de color púrpura, a veces con líneas de colores claros. Producen flores rosas guapísimas y cuelgan de la maceta, así que vienen muy bien para jugar con la altura de los espacios. Resiste muy bien las sequías, poca luz y se reproduce muy fácil. 

  • Áloe Vera 

Todas las abuelas saben que el cristal que reposa en el corazón de las pencas de áloe vera son capaces de curar hasta un corazón roto. Lo mejor es que no sólo tiene cientos de propiedades y usos, sino que es muy fácil de cuidar. Si está en un espacio con luz indirecta (aunque resiste bien la sombra), una maceta con suficiente espacio y le pones agua de vez en cuando, se pondrá preciosa. 

  • Potos 

El potos es una planta que no debe faltar en ninguna colección porque es muy agradecida y fácil de cuidar. Ubícala en un lugar donde haya suficiente humedad, la cocina o el baño son perfectos o en compañía de otras plantas y ponle algo de agua de vez en cuando. Resisten muy bien las sequías y se adaptan casi a cualquier condición lumínica siempre y cuando haya algo de humedad en el ambiente. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.