s>

Preparando la mudanza: Mejores épocas para trasplantar

Trasplantar es una actividad a la que nos tenemos que enfrentar en algún punto de la vida, ya sea porque acabas de comprar la planta y te la han dado en una maceta poco adecuada, porque quieres pasarla a una maceta más linda o porque has tratado tu planta con tanto mimo que se ha desarrollado mucho y la maceta se le ha quedado pequeña.

View this post on Instagram

@srta.botanica dice: Principalmente el bienestar de una Monstera radica en la luz. Si le prohibimos el beneficio de la claridad, la fotosíntesis no sería posible, y con ello transformar un sustrato inorgánico en materia orgánica rica en energía. Para lograr ese color tan vivo, y el peculiar crecimiento de sus hojas. 🍃 ⁠ ⁠ Si quieres más consejos de esta gran mano verde y amante de la salud, ves a nuestro blog y lee la entrevista completa. 🤓📖🌿 (Link en la bio 👆)⁠ .⁠ .⁠ .⁠ #YaQuedaMenos #Juntosesmejor #BeGreen #LoveBeGreen #indoorgreen #plants #plantstrong #plantsofinstagram #plantstagram #plantsmakepeoplehappy #plantslover #plantsarefriends #plantstyling #plantsmakemehappy #plantshop #houseplantcomunity #indoorjungle #plantcollection #plants #photoftheday #plantseverywhere #followme #plantsofinstagram #plantcollection #decorplants #indoorplants #plantstyle #PlantasNaturales #plantshop #homedecor

A post shared by Be.Green (@be.green.plants) on

Aunque parezca sencillo, el trasplante siempre va a ser un poco traumático para la planta, por lo que es muy importante documentarse acerca del cómo y cuándo hacerlo. 

La importancia de esperar el momento perfecto

En la naturaleza una semilla nacerá, crecerá y desarrollará siempre en el mismo lugar, así que esto de trasplantar someterá a la planta a una cantidad considerable de estrés porque tendrá que desarrollar recursos para adaptarse a un nuevo lugar. Además, si se hace con poco cuidado se pueden maltratar las raíces. De hecho, si has hecho un trasplante, habrás notado que muchas veces la planta se pone un poco triste o decaída en su nuevo hogar. No es fácil para ellas este proceso. 

Para evitar que el estrés afecte de manera negativa a tu planta, es necesario hacer todo el proceso de trasplante en un momento en que haya disminuido su actividad.

Piensa en tu planta como una persona que trabaja en una empresa y tiene a su cargo varias tareas. Si le pones más de las que pueda manejar, esa persona va a colapsar por la presión, 

La floración y el crecimiento son actividades que requieren recurso dedicados de la planta, por lo que si le sumas más trabajo (adaptarse a un nuevo entorno) es muy probable que tu plantita entre en crisis; así que lo mejor es buscar esos espacios de baja actividad para cambiarla de maceta. Esta época puede variar según la especie de planta y conviene respetar estos tiempos. 

La época perfecta para el trasplante

En muchas plantas, la temporada ideal de trasplante suele ser al final del invierno y al principio de primavera, pues está terminando el periodo de hibernación y podrá recuperarse en primavera. Sin embargo, hay otras personas que consideran que el otoño es perfecto, porque el clima es cálido y las lluvias de invierno pueden mantener el riego, a la vez que se da tiempo a que la planta se adapte antes de llegar a la primavera. 

Lo que si es un consenso general es que no debería hacerse un trasplante en verano. Las temperaturas tan cálidas secan demasiado el sustrato, lo que podría afectar las raíces que siguen dentro del cepellón y aún no alcanzan el nuevo sustrato. Estos ciclos deben respetarse de forma rigurosa cuando vas a  trasplantar en exteriores; ya sea de maceta a tierra o viceversa. 

Si vas a pasar una planta de una maceta a la tierra, procura hacerlo en días que estén algo nublados y presta mucha atención al riego las semanas siguientes. Si el trasplante implica sacar una planta del suelo y ponerla en una maceta, debes hacerlo en invierno, cuando está en reposo. Esto garantizará el éxito de la operación. 

Si lo que deseas es mover las plantas de interior que están en maceta a una más grande, puede hacerlo cuando lo desees, incluso inmediatamente después de comprarla. Como las condiciones del interior de tu vivienda son más o menos estables, la planta no estará sometida a un estrés demasiado fuerte. Eso si, se recomienda jamás exponer las raíces ni extraerlas del cepellón pues el maltrato de raíces suele ser lo que genera más estrés en este tipo de trasplantes. 

Una vez hagas el trasplante, usando la maceta adecuada y el sustrato según el tipo de planta, debes colocarla en un lugar con semisombra, aún cuando sea de luz directa o brillante. Esto es porque debes darle tiempo a que se adapte a su nuevo hogar. Ten mucho más cuidado con el riego y evita abonarla, es mejor esperar algunos meses a que ella retome su ciclo natural. 

Los trasplantes son necesarios para darle espacio a tu planta para que crezca más y mejor. No temas dar el primer paso para mejorar la calidad de vida de tu planta. Adquiere las macetas adecuadas, el sustrato perfecto y pon manos a la obra. Tu verde compañera te lo agradecerá. 
¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora...
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.