Top plantas para San Valentín

Corazones, cupidos y muchas rosas rojas: se siente el amor en el aire. El día de San Valentín se ha convertido en la excusa perfecta para compartir con el ser amado. Todos los 14 de Febrero alrededor del mundo se celebra el día del amor.

Cada país tiene sus propias tradiciones en torno a esta fecha, pero siempre coincide en un punto: las flores. En los tiempos modernos los símbolos y regalos se han expandido para dar cabida también a otras alternativas, igual de hermosas y cargadas de simbolismo, como las plantas.

Si lo que se busca es marcar la diferencia con un regalo que exprese todos los sentimientos de una forma natural y hermosa, entonces estas plantas top para San Valentín son justo lo que necesitas. 

Por qué celebramos el día de San Valentín 

El verdadero origen de esta celebración está envuelto de un halo de misterio, pues no termina de haber un consenso sobre el evento que conmemora. Hay dos versiones más o menos oficiales, una sitúa el día de san Valentín como un esfuerzo para cristianizar un evento pagano (lo mismo que ha ocurrido con la Navidad) A mediados de febrero, justo antes de la primavera, se celebraba Lupercalia, un fiesta de la fertilidad dedicado a Faunus, el dios romano de la agricultura y Romulo y Remus, los gemelos fundadores de Roma.

El comienzo de este festival ocurría cuando los Luperci (una orden de sacerdotes) se congregaban en un cueva sagrada, en donde se suponía los gemelos Rómulo y Remus habían sido criados por una loba. Los sacerdotes sacrificaban una cabra para la fertilidad y un perro para la purificación. Luego tomaban la piel de la cabra, la cortaban en tiras y golpeaban suavemente a las mujeres y los campos con estas tiras. Se suponía que este ritual haría a campos y mujeres mucho más fértiles en el año siguiente. 

La siguiente versión de la historia es la católica, pero sigue siendo igual de confusa, pues hay 3 mártires canonizados cuyo nombre es Valentín. Uno de ellos se dice que fue un sacerdote romano que celebraba matrimonios clandestinos entre parejas cuando había una prohibición del Emperador Claudius II, que buscaba mantener a todos los hombres jóvenes solteros, para que se convirtieran en soldados y su familia no interrumpiera su carrera militar. Otros afirman que San Valentín ayudó a escapar a prisioneros romanos. No importa la versión: San Valentín siempre será una figura heroica, altruista y dispuesta a ayudar a los enamorados. 

Las flores en San Valentín

Las rosas rojas de tallos largos son casi sinónimo de San Valentín. Esta asociación no es tan fortuita como paree, sino que sus orígenes se remontan al siglo XVII, durante el reinado de Carlos II de Suecia.  En su viaje a Persia, el Rey Carlos fue expuesto al arte del lenguaje de las flores. A partir de allí surgen un montón de libros que explican el lenguaje de las flores y plantas, hasta tal punto que la época victoriana casi se podían establecer conversaciones basadas en arreglos florales.

Las flores y plantas se han convertido, desde entonces, en formas de expresar los sentimientos, pero si bien las rosas son el epítome de la belleza, de los amores más puros, apasionados y de la felicidad; no son la única flor relacionada con San Valentín, pues más allá de la especie, el lenguaje de las flores incluye colores y tonos para expresar diferentes emociones. 

Las Dalias, por ejemplo, representan compromiso y un lazo inquebrantable. Estas flores hermosas se relacionan también con el poder, la gracia y la fuerza delicada. Otras flores favoritas para San Valentín son los Lirios, tan guapos y elegantes. Se prefieren los de color rosa, pues son los que simbolizan amor real, fertilidad, pureza, pasión y excelencia. Evita regalar lirios blancos en San Valentín, pues a veces se obsequian para recordar a quienes se han ido. 

Los crisantemos son ideales para demostrar un amor más maternal, sólido y leal, por lo que son flores perfectas para regalar en San Valentín a quienes no sean tu pareja romántica, pero a quienes desees dar un detalle especial en esta fecha. Lo mismo ocurre con los tulipanes, que suelen percibirse como una flor más para la amistad, aunque dependiendo de su color pueden tener un significado incluso más intenso que el de las rosas rojas. 

Plantas Vs Flores: el mejor regalo 

Si bien flores y bombones son el regalo típico para San Valentín, hay que ser sinceros: están un poco gastados. Todo el mundo ha estado regalando estas cosas desde hace varios siglos y ya se hace un poco aburrido. Si me preguntan, prefiero los regalos un poco más personales o con un significado simbólico un poco más profundo. Las flores tienen además la desventaja de durar muy poco. Aún que hagas las mil peripecias, siempre tendrán una vida de una semana o menos. 

Por otra parte, es hora de marcar la pauta y salir de la zona de confort. Basta de los regalos cliché, que parecen hechos como por accidente; si de verdad quieres sorprender a la persona que amas entonces esfuérzate un poco y busca un obsequio original que refleje su individualidad, que demuestre que te has esforzado en encontrar algo especial. 

Si quieres un regalo que sea capaz de conjugar la belleza natural de las flores, con una carga simbólica igual de importante y que tenga una vida mucho más larga, la respuesta es simple: debes regalar una planta de interior para San Valentín. Hay plantas para todos los gustos y estilos de vida, además hay algunas con flores y colores bien interesantes que además tienen una simbología bien romántica que resulta perfecta para el día en que se celebra el amor. 

Las mejores plantas para San Valentín 

Las plantas son los obsequios ideales en San Valentín pues tienen una duración mucho más prolongada que las efímeras rosas cortadas. Esto, por si solo, les otorga un carácter de atemporalidad, hace que el lazo que se comparte y celebra en San Valentín tenga un significado mucho más sólido y longevo. Algunas de las plantas más populares para regalarse en estas fechas tienen forma de corazón, mientras que otras dan flores preciosas que se relacionan con estos sentimientos románticos y apasionados. 

  • Poto: 

Si tu amor es incondicional, inquebrantable y capaz de todo, entonces debes regalar un poto para San Valentín. El poto es una de esas plantas populares porque son muy fáciles de cuidar, se adaptan a cualquier situación y espacio, además tienen un color precioso y quizá lo hayas notado, pero sus hojas tienen una linda forma de corazón. 

Estas plantas son perfectas para obsequiar a aquellas personas por las que estás dispuesta a todo, pues el amor que sientes por ellas es leal y capaz de sobrevivir incluso a las circunstancias más difíciles. Y todo esto no es un sacrificio, sino un placer porque esa es la intensidad de tus sentimientos. Además tienen otra gran ventaja: son perfectas para quienes no tienen mucha idea de cómo cuidar plantas. 

  • Ceropegia Woodi

Esta planta tiene los nombres más románticos que te puedas imaginar: tira de corazones, cadena de corazones, corazones enrededados, enredadera de corazones y enredadera rosario. Destaca por sus tallos de color violeta o verde, con lindas hojitas de dos tonos en forma de corazón, con un envés de color violeta. Esta planta es fácil de cuidar, pero la poca atención que le prestes se transformará en una cascada de corazones encantadores. Por estas características es perfecta para expresar un amor puro, sencillo, pero tan profundo que seguirá creciendo con unos pocos cuidados hasta el punto de convertirse en un torrente desbordado. Es una planta con una simbología muy romántica, ideal para regalar con una linda maceta colgante. 

  • Hoya Kerri

Esta pequeña suculenta es el epítome de las plantas de San Valentín. Se vende por doquier, pues tiene la forma de un corazón y si la combinas con una maceta decorativa, resulta un regalo increíble para la persona que amas. En primer lugar, es una suculenta, por lo que es muy fácil de cuidar siempre y cuando no la riegues en exceso. Es ideal para relaciones duraderas, pues es prácticamente indestructible y se mantendrá con vida con muy poca atención Ideal para simbolizar esas relaciones que existen contra viento y marea, capaces de sobrevivir a cualquier reto. 

  • Orquídeas

Si las rosas rojas son para amores románticos, las orquídeas son para amores apasionados, refinados y maduros. Podríamos afirmar que pueden tener el mismo simbolismo que las rosas, pero las orquídeas son más lujosas y delicadas. Las orquídeas transmiten una vibra de seguridad, permanencia y un afecto que sigue creciendo con el tiempo. Además son un símbolo de lujuria y fertilidad. 

Puedes encontrar orquídeas de diversos colores, formas, y tamaños, así que será sencillo encontrar una que represente con precisión los gustos de tu ser amado. Por el cuidado ni te preocupes, pues si bien pueden parecer unas flores delicadas y caprichosas, la verdad es que son plantas sencillas de cuidar una vez has establecido el lugar perfecto para ubicarlas. Además cuentas con el apoyo de Be Green, que te dará una tarjeta con todo lo que necesitas saber para su cuidado. 

  • Anthurium

Según un mito griego, las flechas de Cupido están hechas con las flores de Anturios; así que si estás en la búsqueda de una planta que resuma el espíritu romántico de San Valentín, el Anthurium es lo que necesitas. Sus flores de color rojo intenso y textura cerosa y brillante crecen durante todo el año, son de larga duración y están relacionadas al amor y la amistad. Asimismo, se dice que regalar una de estas plantas es una forma de demostrar los sentimientos más puros de amor y amistad hacia quien las recibe. 

La NASA clasifica a estas plantas dentro de las especies capaces de purificar el medio ambiente y, como si fuera poco, dentro de la tradición del Feng Shui son plantas de la buena suerte que deben ubicarse en los baguas de la felicidad y las relaciones. En cuanto a sus cuidados, pues son bastante sencillos aunque requieren bastante humedad y mucha luz indirecta si quieres que siga floreciendo de forma abundante durante todo el año. 

  • Ciclamen o violeta de los Alpes

El ciclamen es una de esas plantas populares porque tienen unas flores preciosas, abundantes y muy particulares, pero que dependiendo de la cultura, tienen una simbología increíble. Siempre expresará sentimientos sinceros, reales y duraderos. En la cultura mediterránea nos habla de empatía y devoción, mientras que en Japón se considera una de las flores más sagradas del amor, de hecho se cree que es hija de Cupido y por eso es una elección popular en San Valentín. 

  • Jade

El jade es una planta suculenta que suele regalarse en las bodas y que puede convertirse en una linda tradición de San Valentín. Al ser una planta tan longeva y resistente es perfecta para regalar en aquellas relaciones que apenas comienzan, como un símbolo de eternidad y amor a prueba de todo. Como si fuera poco, es una planta de crecimiento y desarrollo más o menso rápido, por lo que está relacionada a la abundancia, la prosperidad y fertilidad, así que es un obsequio maravilloso para nuevos hogares, matrimonios y para relaciones que ya tienen tiempo establecida. 

Otro detalle maravilloso del Jade es que es muy fácil de cuidar. Prácticamente no requiere más que un lugar iluminado, riegos espaciados y poco más. En verano puede regalarte unas florecitas blancas guapísimas. 

  • Rosas Miniatura

Si eres uno de esos románticos clásicos y te niegas a soltar las riendas de la tradición, entonces un rosal miniatura será el regalo perfecto para el ser amado, pues conjuga la belleza de la rosa con la practicidad de poderse cultivar en una maceta, siempre y cuando estén a pleno sol. Eso si, has de tener en cuenta que requiere ciertos cuidados como riegos adecuados y abono un poco más frecuente, así que es ideal para aquellos que tienen un poco de experiencia con las plantas. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.