Celosia plumosa

En la aventura interminable de repoblar con plantas adecuadas mi jardín, me  encontré buscando plantas con flores que fuesen fáciles de cuidar, que soportaran pleno sol y que no fuesen demasiado exigentes con el cuidado o el terreno. Pero no quería nada discreto o simple, para ese rincón quería plantas con flores coloridas, con impacto visual, algo que te dejara boquiabierto. Hay una especie que cumple estas características a la perfección: la Celosia Plumosa. Cuando veas los colores y las formas increíbles de sus flores entenderás por qué son tan populares. 

Tenemos la creencia de que plantas con flores llamativas suelen ser bien delicadas o exigentes, así que tener una Celosía te sorprenderá, porque son muy fáciles de cuidar. Ideales para principiantes y para quienes tienen espacios exteriores (jardines, balcones y terrazas) en los que da un sol inclemente que quema todo lo que pones. Las Celosía Plumosa son unas plantas preciosas, bastante rústicas y listas para extender sus flores surreales y de colores tan vibrantes, incluso para quienes tienen poca experiencia con las plantas. 

Características de la Celosia Plumosa 

La celosia argentea var. Plumosa es una planta herbácea anual, nativa de la América Tropical, Asia y África; aunque pueden actuar como plantas perennes en zonas de climas cálidos. También se le conoce como amaranto plumoso o cresta de gallo, por la forma de sus flores que parecen las plumas de un ave exótica y colorida. Tiene tallos erguidos, con textura lisa y hojas dispuestas de forma alterna en espiral. 

Su nombre celosía proviene de la palabra griega kḗleos, que significa ardiente, y esto es porque cuando florecen, parecen fuegos ornamentales. Florece entre verano y otoño y pueden ser de color rojo, naranja, fucsia o amarillo brillante, los colores de las llamas. 

Las espigas que ves son tallos que agrupan flores, que son minúsculas y suelen tener 5 pétalos. Los colores son muy saturados y vibrantes, así que son ideales para darle alegría a cualquier rincón; además sus flores pueden durar hasta 10 semanas y precisamente esta característica las hace tan populares. Como si fuera poco, puedes secarlas y conservarlas por muchísimo más tiempo, haciendo arreglos para decorar tus espacios. 

Aunque no lo creas, sus hojas y flores son comestibles y tienen un sabor parecido a las espinacas. En algunos países de África y en el sudeste asiático son consumidas de forma tradicional. Son ricas en minerales y vitaminas, incluyendo hierro. Si planeas comerlas, debes cosecharlas cuando están jóvenes y la planta no ha florecido, porque después de la aparición de las flores se ponen amargas y poco apetitosas. Es apta para mascotas, así que no tendrás problemas si encuentras a tu peludito mordiendo las hojas. 

La celosía puede medir entre 20 a 80 centímetros de alto, aunque su tamaño final dependerá de la variedad y de donde esté plantada. Existen unas 50 variedades de esta planta, sin contar los cultivares particulares que han venido desarrollando los entusiastas de esta especie alrededor del mundo, entre las que destacan: 

- Celosia Argentea: nativa de Asia tropical, puede medir hasta un metro de alto. Ls hojas son de un color verde profundo, con nervaduras de color claro muy marcadas. Las flores son de color blanco con toques plateados. De aquí surgen 2 subespecies bien diferenciadas: las Cristata cuyas flores amarillas o rojo lucen bajas y agrupadas entre si, como hojas de kale o corales. Por eso la llaman espinaca de Lagos. Otra variedad son las Plumosa, que apenas mide 40 centímetros, tiene tallos carnosos y flores en forma de espiga, alargadas como plumas despeinadas o llamas encendidas. 

- Celosía Caracas: Produce flores rojo carmesí, que aparecen durante todo el verano. 

- Celosía Spicata: las flores de esta variedad son alargadas, similares a las espigas de trigo y que nacen en grandes números, por lo que adquiere un porte un poco arbustivo. 

- Celosía Intenz: alcanza los 60 centímetros de altura, tiene flores violetas alargadas, en forma cilíndrica.

- Celosía Twisted: destacan sus flores con forma de abanico y cresta rizada. Suelen ser populares las de color rojo.

Cómo cuidar de la Celosia Plumosa 

El verdadero secreto para mantener las Celosía Plumosa como recién salida de un libro de cuentos está en el balance de la humedad y el riego. Esta planta es increíblemente susceptible al riego excesivo, hasta el punto en que caerá lánguida y triste si te pasas de riego y no tiene buen drenaje. Dicho esto, lo mejor es preparar muy bien la maceta en donde la plantarás, haciendo todo lo necesario para que tenga el mejor drenaje posible: un fondo que permita que el exceso de humedad salga y un sustrato bien preparado. Si logras esta combinación ganadora, la Celosía se cuidará prácticamente sola. 

Ubicación 

La celosía prefiere estar a pleno sol, de ser posible en el exterior o en cualquier lugar donde pueda tomar al menos 8 horas de luz solar directa. Puedes plantarla en el suelo, pero por su tamaño también es posible tenerla en balcones, maceteros y otras distribuciones, siempre y cuando reciba toda la radiación solar que requiere. 

Si vas a ubicar las macetas con tus celosías radiantes frente a una ventana, debes tener cuidado, porque el cristal puede actuar como una lupa y quemar las hojas de la planta. Dicho esto, debes saber que también puede crecer en semi sombra, aunque no tendrá una floración tan espectacular que si está a pleno sol.

Temperatura 

Al provenir de lugares tropicales, la Celosía requiere una temperatura de cultivo óptima de entre 20° a 23° C, pues de la temperatura y la exposición solar depende su floración abundante. Pueden vivir a temperaturas mayores, pero no soportan las heladas ni temperaturas inferiores a los 10° C. 

Si quieres que se comporte como una planta perenne pero vives en un lugar muy frío en invierno, puedes resguardarla en casa durante el invierno y usar una lámpara de rayos UV para suplir sus necesidades. En este caso, recuerda recortarle las flores apenas comienzan a decaer, para alargar su vida. Es un poco laborioso, pero vale la pena para disfrutar de sus preciosas flores durante todo el año. 

Riego 

Si bien la celosía es muy fácil de cuidar, su relación con el riego es un poco paradójica en la medida en que requiere un riego muy abundante y un sustrato siempre fresco y húmedo, pero jamás encharcado, pues sus delicadas raíces son muy susceptibles a la humedad. En verano se debe regar al menos cada 2 días y disminuir un poco la frecuencia cuando la temperatura comience a refrescar. Si le has colocado un platito bajo la maceta, retíralo y bota el agua que ha quedado para evitar que se pudran las raíces.

Es fundamental que riegues sólo el sustrato de la planta y que no caigan gotas de agua o humedad en hojas y flores, pues el agua actuaría como una lupa (recordemos que está a pleno sol), manchan las flores y además es el caldo de cultivo perfecto para los hongos que harían de las suyas y matarían tu celosía en un santiamén. Puedes regarla por inmersión o usar tu regadera con mucho cuidado. Prefiere regar bien temprano en la mañana o al caer la tarde durante la época cálida. En las temporadas más frías evita regar de noche o al final del día, pues las bajas temperaturas retrasan la evaporación del agua, que se quedará en las raíces y puede afectarlas. 

Humedad 

Las celosías requieren unos niveles altos de humedad, pues son plantas tropicales. Para ello es necesario tenerla junto a otras plantas que estabilicen la humedad, también puedes dejar platitos o vasos de agua cerca de las plantas para que se evaporen poco a poco con el sol e incrementen la humedad ambiental. 

Otra opción es pulverizar la planta, pero debes hacerlo bien temprano en la mañana, para que se seque bien antes de que el sol levante e incida directamente sobre la planta y debes evitar pulverizar las flores para no deteriorarlas. Si está dentro de casa, la tecnología es tu mejor aliada, pues puedes adquirir un humidificador eléctrico. 

Sustrato 

La Celosía no es una planta muy exigente a lo que se refiere al sustrato, pues siempre que esté bien drenado podrá sobrevivir. Si la tienes plantada en macetas, puedes usar un sustrato universal para plantas y mezclarlo con un poco de perlita o un material que mejore la capacidad de drenaje. L e va muy bien a suelos ricos en materia orgánica. Recuerda siempre colocar una capa de guijarros, piedras, arcilla expandida o poliestireno en el fondo de la maceta antes de añadir el sustrato y plantar la celosía. 

Si siembras tus celosías en el jardín, directo en el terreno, no tendrás ningún problema siempre y cuando el tipo de sustrato tenga un buen drenaje. Si el terreno es un poco arcilloso, es mejor hacer un agujero más grande y ancho y llenarlo con sustrato universal mezclado con perlita, arena de río o similares para facilitar el drenaje. Hay una única limitación para la celosía: no soporta los suelos calizos. 

Poda

La celosía es una planta pequeña, que no suele salirse demasiado de sus límites pero que requiere una pequeña poda en las puntas de su rama para estimular su crecimiento y floración en las plantas más jóvenes. Asimismo, se deben eliminar las flores a medida que se van marchitando, para prolongar la vida de la planta y para dar paso a otras flores. Como tiene un porte arbustivo y unas flores tan particulares, son perfectas para ubicar en esa parte del jardín que no quieres tocar ni podar mucho, pero no quedará muy linda si la pones junto a setos o plantas muy recortadas e intervenidas. 

Fertilización 

Estas plantas pueden crecer felices en terrenos pobres, siempre y cuando no sean demasiado arcillosos pues esto los hace excesivamente porosos, así que no debes preocuparte demasiado por fertilizar de forma compulsiva. Si tiene suficiente luz, producirá muchas flores guapísimas para ti, pero no está de más ofrecerle algunos nutrientes extra para ayudarla. 

Las Celosías responden muy bien al abono para plantas en flor o a los abonos orgánicos como el guano,. Se recomienda aplicarlo durante primavera y verano, para estimular la floración. Recuerda leer muy bien la etiqueta y seguir las instrucciones al pie de la letra, para evitar una sobredosis. Estas plantas tienen pocos requerimientos nutricionales, así que es sencillo exagerar con las cantidades y dañar sus raíces.

Reproducción 

La celosía se reproduce con mucha facilidad a través de sus semillas, que deben plantarse al inicio de la primavera. Incluso, dependiendo de la zona en la que vivas, puedes plantar al final del invierno para que estén ya creciditas para su época de floración en otoño y verano. Las semillas son muy numerosas y germinan con bastante rapidez. De hecho, hay quienes ni se molestan con un semillero y las esparcen directamente en el terreno. 

Germinar las semillas es simple. Puedes hacer un semillero en una bandeja o maceta no demasiado profunda. Humedece muy bien la tierra, esparce las semillas dejando un buen espacio entre ellas y cubre con una delgada capa de tierra, porque la luz puede incidir de forma negativa en su germinación. Riega de nuevo con un pulverizador para no mover las semillas. Ubica a pleno sol. Deberías ver los brotes en un par de semanas. Cuando notes que las plántulas ya tiene algunas hojitas, es hora de moverlas a una maceta con sustrato. 

Posibles plagas y enfermedades 

Las Celosías son plantas muy resistentes, pero es posible que reciban la visita indeseable de bichos como ácaros y son susceptibles a hongos como el oídio; ambos de fácil tratamiento con un insecticida y un fungicida, respectivamente. Para prevenir la aparición de estos molestos bichos es importante controlar muy bien los riegos y el nivel de humedad. Una planta que se riega en exceso o que se encharca será propensa a tener hongos como el oídio pero un ambiente demasiado seco puede atraer los ácaros, así que has de tener mucho cuidado con estas variables. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.