s>

Guía de cuidados de la Palma Kentia

Tumbarse, ver los rayos del sol colándose por entre las ramas de las palmeras que se mecen por la brisa marina es suficiente para transportarse a la playa y sentir el calor.  Si extrañas esa estética tropical y deseas recrearla en tu hogar puedes adquirir un par de palmas Kentia. ¿La mejor parte? Son muy resistentes y fáciles de cuidar, además combinan fácilmente con distintos estilos decorativos

Ya sea que tengas una palma o que luego de leer lo fácil que es cuidarla te animes a comprarla, hemos preparado esta guía de cuidados de la palma Kentia para que aprendas todas las claves para mantenerla verde, frondosa y radiante. 

Conoce tu palma Kentia

El nombre científico de la palma Kentia es Howea Forsteriana. Aunque parece muy tropical, es nativa de Australia, concretamente de la isla de Lord Howe, de donde toma su nombre; por esta razón es la especie de palma perfecta para aquellas personas que no viven en climas tropicales. Es un árbol que puede creer hasta 12 metros, pero que si se mantiene en una maceta alcanzará cuando mucho 3 metros. Tiene un tronco delgado, que puede llegar a tener unos 30 cm de diámetro y que es verde cuando la palma es joven y se vuelve marrón con el paso del tiempo. De este tronco pueden brotar entre 3 a 10 palmas con hojas. Es frondosa, verde y muy guapa. 

View this post on Instagram

Dar un toque tropical a cualquier rincón nunca había sido tan fácil 😍🤤🌿⁠ La Palma Kentia es una perfecta planta de interior, pues en su lugar de origen los arboles más grandes tapan la luz directa del sol, lo que la convierte en una gran amante de la luz indirecta y la humedad 💦🌤️🌴⁠ .⁠ .⁠ .⁠ #YoMeQuedoEnCasa #stayathome #BeGreen #LoveBeGreen #juntosesmejor #indoorgreen #plants #plantstrong #plantsofinstagram #plantstagram #plantsmakepeoplehappy #plantslover #plantsarefriends #plantstyling #plantsmakemehappy #plantshop #houseplantcomunity #indoorjungle #plantcollection #iloveplants #photoftheday #plantseverywhere #followme #plantsofinstagram #plantcollection #buyplantsonline #plantpower #plantfan #decorplants #indoorplants

A post shared by Be.Green (@be.green.plants) on

Al ser originaria de Australia, es capaz de desarrollarse en distintos tipos de climas. Puede soportar una temperatura entre los 38°C y los -4°C. Cuando es pequeña, la Kentia crece al abrigo de los grandes árboles y no recibe sol directo, este detalle sumado al hecho de que es de crecimiento lento,hacen que se adapte muy bien al crecimiento en interiores aún cuando la condiciones de iluminación no sean las más óptimas. 

Cuidados de la palma Kentia en interiores 

Riego

Con la palma Kentia menos es más. Es preferible que se seque un poco a que la riegues con demasiada frecuencia y se pudran sus raíces. Lo ideal es regar un par de veces a la semana en verano y una o 2 veces al mes durante el invierno. Si la tienes en un lugar con calefacción, entonces riega una vez a la semana.

Es recomendable pulverizarla de vez en cuando, pues no sólo mejorarás sus condiciones de humedad, sino que quitarás el polvo de sus hojas. 

Suelo 

La Kentias requieren un suelo que facilite el drenaje, incluso conviene que sea un poco arenoso y que tenga guijarros en el fondo. Lo mejor de estas planta es que no son nada exigentes con el riego ni con la fertilización, aunque se recomienda usar un fertilizante adecuado una vez al año cuando mucho. 

Iluminación

La palma Kentia que se vende en macetas para decorar interiores suele ser bastante joven, razón por la cual son muy susceptibles al sol directo. En esta etapa de sus vidas están protegidas por el follaje y otras palma adultas, así que debe simular estas condiciones en casa: ubícala en un lugar bien iluminado, pero donde no la alcancen los rayos directos del sol. Puede tolerar lugares sombríos, razón por la cual es muy popular en oficinas y lugares cerrados aunque es mejor colocarla cerca de alguna ventana o fuente de luz. 

Enfermedades

La Kentia es bastante resistente a plaga y enfermedades, siempre y cuando no la ahogues pues el exceso de agua la hará proclive a padecer de hongos como el oídio. Presta atención a las ramas y hojas, pues puede ser atacada por las molestas cochinillas algodonosas y araña roja, sobre todo en los meses de verano. Aunque si llegase a ocurrir, puedes aplicar cualquiera de estos insecticidas naturales y caseros. 

Lo que NO debes hacer con tu palma Kentia

Cuidar la palma Kentia es muy sencillo, pero a veces cometemos errores por omisión o porque hacemos cosas que van bien con otro tipo de plantas y que son contraproducentes con este tipo de plantas. 

- Regarla en exceso

El exceso de riego no la pondrá verde y frondosa, sino que encharcará las raíces y la hará propensa a sufrir de hongos que pueden matarla. En vez de regar, pulveriza con agua las hojitas para mantener la humedad.

- Ponerla al sol directo

Ya se que se supone que son plantas de exterior tropicales, pero las palmas que se cultivan en el interior suelen ser bastante jóvenes y delicadas, por lo que el sol directo chamuscará sus hojitas. Aún cuando planees dejarla al sol en una terraza, deberás acostumbrarlas poco a poco y evitar que le de el sol directo por los primeros años. 

- Cambiarla de maceta con frecuencia

Las raíces de la Kentia son bastante delicadas, así que el transplante debe hacerse sólo en condiciones controladas y en caso extremo. Estas palmas son de crecimiento lento, así que es recomendable comprarla en una maceta amplia y cambiarla sólo cuando sea estrictamente necesario. Si eres de los que cambian de decoración con frecuencia, pues utiliza macetas decorativas. 

- Tocar las raíces

En caso de que tengas que transplantarla porque la maceta en que te vino es demasiado chica, porque la vas a poner en el suelo o por cualquier otra razón, evita tocar las raíces. Haz el transplante a la sombra y saca el cepellón de tierra con mucha delicadeza para que se conserve intacto. No lo sacudas para ‘darle aire a las raíces’, esto puede matar tu palma. 

- Podarla

Las palmas no deben podarse bajo ninguna circunstancia, pues esto puede deteriorar el tronco de forma irremediable. Las palmas se secarán y caerán solas cuando hayan cumplido su ciclo y sólo requerirán un pequeño tirón para desprenderlas, pero evita hacerlo con demasiada fuerza pues esto causará heridas en el tronco que pueden podrirse. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora...
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.