Guía de cuidados del ficus robusta

Las plantas exuberantes, con hojas verdes grandes y robustas son de las más buscadas en la decoración de interiores, pues ofrecen altura visual y llenan de color el espacio sin abarrotarlo. El Ficus elastica robusta es una de esas grandes consentidas en el mundo de las plantas de interior, pues no solo es guapísima con sus hojas inmensas de color verde profundo (aunque hay variedades con otros tonos), sino que es de crecimiento rápido y es fácil de cuidar, aún para aquellas personas olvidadizas. 

Si estás en búsqueda de un arbolito para la sucursal de la selva que estás construyendo en el interior de tu piso, pero quieres uno que sea fácil de cuidar (sufridito, diría mi tía) pues necesitas un ejemplar de esta especie. Además con esta guía de cuidados del ficus robusta, el triunfo está asegurado. 

Datos sobre el ficus robusta

  • Es originaria de las selvas tropicales de Asia. Puedes encontrarlo en China, India e Indonesia.
  • Se le conoce como árbol de caucho, ficus elástica y planta de caucho. Estos apodos se deben a que, al ser cortada, su tallo excreta una savia lechosa que recuerda a la que posee la Hevea Brasiliensis, que es el árbol de caucho real. Ten cuidado porque esta savia puede ser irritante para alguna personas. 
  • El Ficus Robusta alcanza una altura de hasta 60 metros, pero no te preocupes que cuando están en el interior de una vivienda en una maceta, apenas llegan a unos modestos 2 metros. 
  • Es mucho más que belleza y porte, pues es una planta purificadora. El Ficus es capaz de filtrar toxinas ambientales como el formaldehído, benceno y otras. Puedes sumarla a tu colección de plantas purificadoras.
  • Su nombre “Ficus” significa higo y es porque es familia de la planta que produce estos deliciosos frutos. 

Cuidados del Ficus Robusta

Riego 

El Ficus Robusta es una planta muy resistente, siempre y cuando atiendas a sus dos necesidades principales: riego e iluminación. Contrario a lo que muchos puedan creer por su aspecto y origen, el ficus requiere un riego escaso a moderado. Esto quiere decir que soporta muy bien las sequías y que debes cuidar que el sustrato esté bien seco antes de regar. Si se riega en exceso, te arriesgas a afectar la raíces que pueden podrirse. Las hojas son un buen indicador: si has regado de más, las hojas más antiguas (ubicadas en la parte inferior del tallo) se pondrán amarilla y comenzarán a caerse. 

Una forma de evitar esto es regando desde abajo. Esto se hace colocando la maceta de la planta en una bandeja o recipiente ancho con agua cubriendo el tercio inferior de la maceta. Déjala un par de horas para que ella solita absorba toda el agua que necesite. Luego sácala y deja que escurra el exceso por otro par de horas. Esta técnica también funciona con suculentas y otras especies. 

Iluminación y Temperatura 

Con el Ficus pasa lo mismo que con el mercado inmobiliario: todo se resume a la locación. Es una planta que no le gustan los cambios bruscos, por eso es importante conseguir ese punto en tu espacio donde sepas que va a crecer feliz y que cumpla con sus requerimientos. El lugar que escojas para tu arbolito tiene que permitirle absorber mucha luz, pero de forma indirecta. Proviene de regiones luminosas y cálidas, así que preferirá vivir en un lugar con esas características. Es cierto que puede adaptarse a lugares con un poco menos de luz que la indicada, pero crecerá lento, largo y con pocas hojas. Recuerda siempre girar la maceta de vez en cuando para crezca de forma pareja y equilibrada. 

La temperatura debe ser más bien cálida, entre los 16 a 24° C. Evita las corrientes heladas, porque no le gustan ni un poquito y puede afectarle negativamente. No resiste las heladas, así que puedes resguardarlo en casa durante el invierno, pero prestando atención a sus niveles de humedad, porque la calefacción puede restarle. 

No requiere que la pulverices con agua, pero si lo haces de vez en cuando, lo agradecerá. En condiciones normales, el Ficus no es demasiado exigente con la humedad ambiental, pues es una planta capaz de regularla. Por esta razón es maravillosa para aquellas personas que sufren de alergias estacionales y resequedad, porque puede aumentar la humedad de los espacios; así que puedes agruparla con otras plantas para que les ofrezca su apoyo emocional y ambiental. 

Sustrato y Abonos

El ficus no exige mucho a nivel de sustratos. Uno universal será suficiente, mucho mejor si lo completas con algo de abono orgánico. Lo que si es fundamental es que cuides el sistema de drenaje de la maceta. Esta planta es susceptible a la pudrición de raíces, así que un buen sustrato debe estar acompañado con un fondo de guijarros o similares para facilitar el drenaje rápido y eficiente. 

Puedes abonar un ficus con un fertilizante universal balanceado (20-20-20) líquido, bien diluido. Aplícalo en la primavera y repite en el verano. Evita usar demasiado, porque puedes quemar la planta. Tu arbolito es poco exigente y te perdonará que olvides regar o abonar con mucha frecuencia. 

Poda y cuidados varios

La poda de las ramas que van creciendo es necesaria para controlar el tamaño y forma del árbol a medida que se desarrolla. Si recibe suficiente luz, te sorprenderá lo rápido que puede crecer, así que es bueno que le prestes atención para que no crezca demasiado largo y poco frondoso. Si este es tu caso, controla la altura cortando las ramas superiores para estimular el crecimiento de nuevas hojas. 

Como es na planta con mucho crecimiento vertical, es posible que necesite un tutor para que el peso de sus nuevas ramas y hojas no lo doble a medida que duplica su tamaño. Puedes usar una varita de bambú o cualquier otra madera para sostenerlo. 

No olvides limpiar la superficie de sus hojas con cierta frecuencia para eliminar el polvo acumulado. Esto mejorará la eficiencia de su proceso de fotosíntesis, además la hará lucir más brillante y guapa. Hay quienes recomiendan frotarla con sustancias como cerveza (que no me gusta, porque atrae insectos), pero un paño seco es suficiente. Igual puedes consultar este artículo para que aprendas cómo limpiar las hojas de tus plantas. 
¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.