¿Por qué las hojas de mi planta están marrones?

Tener plantas es maravilloso, muy relajante y hace maravillas por el bienestar mental y emocional… hasta que detectas el primer problema y no sabes qué puede estarlo ocasionando. Son esos momentos en que quisiéramos que las plantas tuvieran voz y pudieran decirnos qué les molesta o qué les hace falta. Pero no desesperes, que las plantas tienen su forma de expresarse y es a través de las hojas. Si ves que las hojas de tus plantas están marrones, secas y quebradizas esto puede ocurrir por varias razones. Te enseñaremos a hacer el diagnóstico y cómo solucionarlo. 

¿Qué causa las hojas marrones?

El agua fluye por toda la planta a través de los tallos, desde las raíces hasta la punta de la última hojita. Cuando el suministro de agua de la planta es suspendido por alguna causa, no hay suficiente para alcanzar las puntas de las hojas. Por esta razón es que las puntas de las hojas suelen ser las primeras afectadas por este problema. Al no haber suficiente agua apr mantener los tejidos de la hoja hidratados y flexibles, las células se secan y mueren.

Hay distintas situaciones que pueden evitar que el agua fluya correctamente, con la eficiencia que necesita la planta para permanecer sana y radiante. Desde problemas con las raíces, riego excesivo o insuficiente, demasiada exposición solar, exceso de fertilizante, entre otros. También has de saber que todas las plantas tienen un ciclo de vida, en el que las hojas más viejas mueren y dan espacio para otras más jóvenes. 

Tipos de manchas marrones en las hojas 

  • Puntas marrones y secas: 

Las puntas de las hojas de tu planta lucen secas, tostadas y se desmigajan si las tocas. Esto ocurre cuando hay problemas con el riego o el fertilizante.

  • Manchas marrones en las hojas 

Son puntos marrones y secos que aparecen de forma aleatoria en la superficie de la hoja, a veces formando círculos o formas y se extiende hasta secarla por completo. Este problema tiene que ver con problemas de hongos o parásitos, que debes identificar y tratar. 

  • Hojas completamente marrones 

Las hojas de la planta empiezan a decolorarse un poco, se tornan amarillas y luego se secan y caen. Suele ocurrir en las hojas de la parte baja. Esto no tiene que preocuparte, pues es parte del ciclo de vida de la planta. Las hojas envejecen y caen de forma natural. 

  • Diagnostica y cura tu planta

Si bien no es posible hacer que una hoja marrón vuelva a ser verde, necesitas corregir la situación que está afectando la planta para evitar que se afecten el resto de las hojas. Para ello debes identificar el problema observando muy bien tu planta. 

  • Revisa las hojas

Si notas que las puntas marrones de las hojas están concentradas en una sección o que afecta sólo a las hojas más jóvenes, es posible que se deba a una exposición directa al sol. Cámbiala de lugar a un espacio donde no le alcancen los rayos solares por tanto tiempo. 

  • Observa el sustrato y drenaje

 Dependiendo de la especie de tu planta, el sustrato debería sentirse fresco y algo húmedo, pero nunca demasiado compacto o encharcado. Si está demasiado húmedo, que se siente casi como barro, las raíces  se comenzarán a podrir, no podrá desarrollar raíces nuevas y no circularán bien el agua. Si en cambio está tan seco que se ha compactado alrededor de la raíz, el aire no circula y el agua se escurrirá por los lados, sin alcanzar las raíces. 

En ambos casos debes retirar gentilmente la planta de su maceta. Si el problema es exceso de agua, revisa agujeros de drenaje de la maceta y coloca una capa de grava en el fondo. Envuelve el cepellón de tierra en papel absorbente y cámbialo un par de veces cuando se humedezca. Suelta un poco de sustrato con las manos y mezcla con sustrato seco antes de volver a plantar. 

En caso de que haya problemas por falta de riego, puedes mover un poco el sustrato para airear las raíces, plantar y hacer un riego por inmersión, es decir, colocar dentro de una cubeta de agua para que la absorba por debajo. Dejar escurrir bien. 

                                                                                              

  • Exceso de fertilizante: 

La solución es muy sencilla: riega de forma abundante para arrastrar el exceso de minerales del fertilizante. Deja escurrir muy bien la planta y ten cuidado con encharcarla.      

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.