s>

Bonsai: un pequeño maestro

Si alguna vez te has topado con un bonsai, de seguro has quedado embelesado. Hay algo en estos árboles enanos que transmite paz, equilibrio, serenidad y armonía con tan solo verlo. Esto no es algo casual, pues estas características hacen parte de la esencia de su técnica.

Son más resistentes y fáciles de cuidar de lo que crees, además pueden convertirse en el protagonista de tu salón u oficina. 

El origen del bonsai

Bonsai es una palabra japonesa que significa “cultivo en bandeja”. Hace referencia no sólo a la planta, sino al conjunto completo de la maceta y la planta, pues el valor está en la composición estética y el diseño de la escena de la naturaleza. Los bonsai no son una especie de plantas, sino que son un árbol que conserva todas sus características y funciones pero en miniatura, es decir, que el árbol puede florecer y dar frutos si esto es propio de su especie. Cualquier árbol puede transformarse en un bonsai, con el conocimiento y aplicación precisa de la técnica. 

El bonsai es un arte milenario. Su origen se remonta a China, hace unos 2 mil años.

Este árbol en miniatura era un símbolo de lo eterno, la conexión entre lo humano y lo divino, lo terrenal y lo trascendental. El cultivo de un bonsai estaba relacionado con la eternidad, en la medida en que si una persona era capaz de tener la paciencia, contemplación y dedicación para cultivarlo, entonces era merecedor de la eternidad.

El bonsai tiene casi un milenio en Japón, donde se adaptó al estilo de vida zen. Aún se conservan especímenes que datan del siglo XVII y se consideran tesoros nacionales de Japón. Hay algunos exhibidos en el Palacio Imperial de Tokio. Ya para el siglo XVIII el arte del bonsai, antes propio sólo de monjes y de la realeza, se había expandido al público general. Es para bien entrado el siglo XX que se populariza en occidente. 

Curiosidades sobre los bonsai

- Los bonsai fueron los árboles de la nobleza, una representación física del abolengo y permanencia. Si una familia se consideraba influyente y de tradición, debería contar entre sus tesoros con bonsais centenarios.

- El cultivo de bonsais se considera una forma de meditación en movimiento. Requieren de observación activa, de atención al detalle y mucha paciencia para ir moldeando el árbol a la perfección. Hay que ser generoso y amable para que el árbol responda. Esto crea un vínculo entre la persona y la naturaleza, que le permite vivir en el momento presente. 

- Si plantas un bonsai en la tierra, este debería recuperar su tamaño normal con el paso del tiempo. 

- Un bonsai puede clasificarse por su tamaño y por su diseño. Por su tamaño se clasifican como shito /5 cm o menos), mame (5 a 15 cm), shohin (menos de 25 cm), Komono (15 a 31 cm), chumono (30 a 60 cm), Omono (60 a 120 cm) y Hachi-uye (más de 130 cm). 

- El árbol y la maceta son una unidad que debe ser armónica. Si tienes un árbol con cierta edad y porte, debería ir en una maceta que lo represente, que también denote su antigüedad. 

- Hay reglas tradicionales que un bonsai debería respetar para considerarse perfecto, aunque en la actualidad se conocen varias escuelas que han desarrollado otros lineamientos de estilo:

- El tronco debe ser cónico, más ancho en la base.

- El conjunto de ramas y hojas, la copa del árbol, deben tener una línea triangular desde cualquier ángulo. Esta forma debe respetarse aún en composiciones donde intervengan varios árboles.

- Las ramas deben respetar un orden, situándose en las curvas exteriores del tronco y alternándose. 

- Los bonsai son árboles y como tales deberían estar en el exterior. Dependiendo de su especie, es importante que reciban abundante luz solar y que estén expuestos a los elementos y al cambio estacional.

- Uno de los objetivos de la técnica es que el árbol luzca mucho más antiguo de lo que es, por esto se usan alambres para modelar el tronco y las ramas. De este modo se le da una inclinación y un grosor que recuerden a árboles ancestrales.

- Puedes crear un bonsai desde cero con cualquier esqueje o semilla, pero necesitarás hacer un curso sobre la técnica. Aprenderás sobre el recorte de raíces, pinzado de ramas, usos del alambre, entre otros. Si lo que quieres es disfrutar de la serena belleza de estos árboles miniaturas, sólo debes comprar un bonsai en línea. Te llegará un árbol ya desarrollado, en su maceta y listo para cuidar.

Un bonsai es un regalo perfecto, porque es un símbolo de fuerza, de libertad y autonomía, de fortaleza y perseverancia. Un bonsai es un árbol independiente, que se acerca a la perfección gracias a la paciencia, el amor y la disciplina. Cuando se obsequia, expresa deseos de larga vida, de salud y tranquilidad.

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora...
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.