Cómo cuidar las palmeras de interior

Las palmeras de interior son las favoritas para poner un poco de vida y color en espacios como oficinas y salones, sobre todo porque sus cuidados son muy sencillos y hay especies que pueden tolerar una iluminación pobre. Elegantes y muy resistentes, las hermosas palmeras de interior requieren ciertos cuidados que te permitirán mantenerlas frondosas, estilizadas y con las hojas perfectas. Sin importar si tienes una Kentia, una Areca o Chamaedorea, con estos consejos aprenderás cómo cuidar las palmeras de interior como un profesional. 

Aprende a cuidar las palmeras de interior

  • Escoge la especie adecuada: no todas las palmeras que encuentras en viveros son indicadas para el cultivo en el interior. Hay lugares que te venden cocoteros, por ejemplo, que deben ser plantadas en el exterior y no resiste bajas temperaturas. Se usan como plantas de temporada, cuando en condiciones ideales pueden vivir hasta 100 años. Dicho esto, prefiere palmas de Kentia, palmeras de salón y palmas de Areca, que podrán aclimatarse muy bien en tu piso. 

  • Necesitan un ambiente húmedo y bien ventilado: estas son plantas tropicales, que requieren buenos niveles de humedad y esto no depende del riego. Pulveriza tus palmeras de vez en cuando con agua o rodéala de otras plantas para que creen su propio microclima. 

  • Ofrécele muchísima luz: las palmeras de interior suelen prosperar en lugares bien iluminados, aunque la Kentia puede adaptarse a cualquier condición de iluminación. Evita que reciba los rayos directos del sol, que quemarán sus hojas y le harán daño. Un buen truco para maximizar la iluminación en el interior es pintar las paredes de blanco y hasta usar lámparas con fluorescentes. 

 

  • Temperatura templada: con las palmeras de interior no hay que irse a los extremos, nada de temperaturas gélidas, pero tampoco demasiado calor. Nunca debe ser inferior a los 10°C y aléjala de los radiadores. 
  • Riego abundante sin encharcar: Riega un par de veces a la semana y disminuye la frecuencia en invierno. Las palmeras de interior necesitan tener su sustrato húmedo, pero nunca encharcado. Si la humedad se llegara a acumular en el fondo de la maceta, se estaría exponiendo a la planta a sufrir de enfermedades relacionadas a los hongos además de sofocar las raíces. 

  • Déjala fluir: el drenaje de las macetas de las palmeras de interior debe convertirse en una prioridad, pues si el sustrato permanece con el nivel de humedad adecuado podrás evitar un montón de enfermedades y problemas. Siempre coloca una capa de guijarros, arcilla expandida o materiales similares en el fondo antes de sembrar la planta. 
  • Dale un buen sustrato: El sustrato debe retener algo de humedad, pero sin encharcarse; además debe permitir que las raíces respiren. Para esto puedes hacer una mezcla de sustrato universa con un 30% de perlita o sustrato volcánico para mejorar el drenaje. 

  • Trasplantes seguros: las raíces de las palmeras de interior suele ser delicada, así que al momento de trasplantar evita mover demasiado el cepellón. Trasplanta cada año al inicio de la primavera, a una maceta que sea más grande, de al menos 4cm extras de diámetro. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.

0 producto Tu carrito

Tu carrito está vacío.