¿Se puede tener una planta cerca de la calefacción?

Con la llegada del invierno se hace necesario cambiar varias rutinas; desde sacar la ropa de invierno hasta encender la calefacción. Otra parte importante es el cuidado de las plantas. Si tienes alguna en el exterior, debes ponerlas a buen resguardo para que se mantengan vivas durante estos meses. Pero dentro de casa hay otro detalle que puede afectar la salud de tus plantas: la calefacción. ¿Es posible tener una planta cerca de la calefacción? 

Plantas Vs calefacción

Los calefactores y estufas se hacen necesarios para tolerar las bajas temperaturas logran crear ese ambiente agradable pero secan el ambiente; lo que resulta terrible para seres vivos que requieren la humedad para mantener la integridad de sus tejidos.  A los humanos nos afecta, pero para las plantas puede ser letal, porque las hojitas empiezan a perder más agua de la que pueden absorber, se secan y mueren. Por esta razón, entre más cerca estén de la fuente de calor, será peor para ellas. 

Los radiadores de aire caliente y los que funcionan con una resistencia eléctrica son los más agresivos, pues crean picos de calor en ciertas zonas, además de eliminar cualquier vestigio de humedad en zonas aledañas. Los radiadores de inducción o aquellos que emplean agua en su funcionamiento hacen que el calor se distribuya de forma equilibrada por el espacio, así que suelen afectar menos a las plantas, pero esto no los hace 100% seguros. Lo mejor es mantener algo de distancia entre el radiador y las plantas. 

¿La calefacción está matando mis plantas? 

Si los ojos son las ventanas del alma de los humanos, las hojas son las ventanas al alma de las plantas. Ellas te dicen todo. Si notas que las hojas de tus plantas tienen uno de estos síntomas, es hora de moverla porque el aire seco de la calefacción las está afectando: 

  • Hojas arrugadas
  • Plegadas sobre sí mismas
  • Hojas amarillas
  • Puntas resecas, tostadas, de color café
  • Sin brillo, apagadas y tristes 

Manteniendo las plantas vivas en invierno

  • Si tu planta es de las que requieren niveles elevados de humedad, como los helechos y orquídeas por ejemplo, trata de alejarla lo más que puedas del radiador. No lo pienses, solo hazlo.

  • Evita ubicar tus plantas demasiado cerca de las ventanas, pues el cristal se enfría y el cambio brusco de temperatura puede matarla.

  • Recuerda que humedad NO es lo mismo que riego. De hecho, en invierno se suele regar menos porque la planta entra en reposo; pero es necesario mantener altos los niveles de humedad.

  • Para subir la humedad, pulveriza un poco las hojas con un leve rocío de agua, sin empaparlas. También puedes poner las plantas sobre un plato con guijarros y agua.

  • Otro truco para mejorar la humedad: lleva tus plantas al baño mientras te duchas y ubícalas siempre en grupo. Las plantas crean su propio microclima.

  • Usa macetas decorativas para mantener la frescura del sustrato.

  • Coloca platos con agua cerca de los radiadores, para que el calor los evapore y humedezca el ambiente. Hay accesorios especialmente hechos para esto. Tus plantas (y tu piel) te lo agradecerán. 
¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.