Árboles para maceta

Hay muchísimos mitos dentro del mundo de la jardinería y un de los más comunes es que necesitas un gran jardín y muchísimo tiempo para poder cultivar árboles. Esto condenaba a todas las personas que habitan en el espacio urbano a tener sólo plantas medianas y pequeñas, así que no saben lo feliz que fui cuando descubrí que es posible cultivar árboles en maceta.

Si tienes un espacio con mucha luz, como una terraza o balcón y espacio para una maceta de buen tamaño, entonces tienes todo lo necesario para comenzar el cultivo de tu árbol. Sombra, color y hasta deliciosas frutas son muchos de los beneficios que puedes obtener de tu árbol para maceta. Seria increíble que te animaras y crearas tu pequeño bosque en casa. Imagina cosechar limones o manzanas cada año. No es un sueño, puedes tener estos y otras especies en una maceta.

Consejos para plantar árboles en macetas 

Escoge la maceta adecuada 

Los árboles pueden plantarse en macetas o jardineras, que podrás encontrar en una gran variedad de tamaños y materiales, además de muchas formas y colores, así que no tendrás problemas para encontrar una que se ajuste a tu estilo estético; pero hay otras variables que debes tomar en cuenta. Si vives en una región en la que las estaciones son bien extremas y ueires tener árboles que no resisten bien el invierno, es recomendable usar macetas con soportes de ruedas, para que puedas ponerlas a resguardo con facilidad. 

El tamaño importa. La maceta debe tener el tamaño adecuado para el árbol durante su etapa de crecimiento y debería escogerse teniendo en cuenta el tamaño final del árbol cuando ha madurado. Procura buscar una maceta que sea tan alta como ancha, pues esto les proporcionará la mejor protección a las raíces. 

También has de tener en cuenta el peso final de la maceta, incluyendo el sustrato y la planta. Esta información es importante sobre todo su lo ubicarás en balcones o terrazas, donde la estructura tiene una capacidad de peso determinada que no puede ser sobrepasada. Recuerda que las macetas de terracota son más pesadas que el plástico, pero son más estables en caso de fuertes vientos y reduce la posibilidad de que el árbol se caiga por la acción del viento. Este tipo de material también requiere aislamiento para el invierno, pues son porosas y no acumulan el calor tan bien como las de plástico. 

Si decides usar macetas de plástico y la región en la que vives los vientos son bien fuertes, es recomendable añadir un poco de peso extra a las macetas, usando piedras o guijarros para el fondo, además esto mejorará el drenaje del sustrato, evitando encharcamientos. 

Usa el Sustrato ideal

El sustrato es aún más importante cuando se cultivan árboles en macetas. Este debe tener suficiente oxigenación u drenaje, a la vez que debe ser capaz de retener suficiente humedad sin encharcarse. Parece complicado, pero lo que necesitas es conocer bien la especie de árbol que plantarás en la maceta y buscar un sustrato capaz de proporcionarle todo lo que necesita. 

Hay quienes piensan que usar el sustrato extraído directamente del jardín es suficiente, pero la verdad es que el simple hecho de estar en una maceta hace una gran diferencia en las condiciones, pues no tendrá la misma capacidad de drenaje y se debe agregar algún componente extra que mejore esta cualidad. A veces basta con sólo agregar algo de compost, arena o perlita. 

Otra gran diferencia de plantar árboles en macetas en vez del suelo radica en que el sustrato suele secarse un poco más rápido que el suelo, así que es importante estar un poco más pendiente para poder desarrollar un patrón de riego preciso para la especie que estás cultivando. Asimismo, es imprescindible fertilizar con cierta frecuencia y es que los árboles son especies con ciertas demandas de nutrientes, dado su tamaño y si produce frutos es aún más elevada, así que se acaban las reservas del sustrato con rapidez. Por esta razón es bueno agregar cada año un poco más de sustrato orgánico para complementar el que se ha agotado, además complementar con abonos de liberación prolongada. 

La temperatura también es fundamental. Una maceta de plástico puede calentar demasiado el sustrato, matando las raíces. Asimismo, el sustrato puede absorber el calor del suelo con los mismos resultados fatales. El viento y el duro invierno también pueden afectar la temperatura del sustrato y afectar las raíces, por lo que deberás tomar medidas pertinentes, resguardando o protegiendo las plantas y sus contenedores con materiales aislantes. 

Evita que crezca demasiado

Si bien el tamaño del árbol será contenido con el tamaño de la maceta, en algunos casos se hace necesario hacer podas selectivas para evitar que crezca tanto que desborde la maceta y se le quede chica. Es posible sacar el árbol de la maceta, recortar las raíces que sobresalen y volver a plantar en sustrato fresco, esta es una técnica similar a la que se usa con los Bonsai, sólo que evitaremos cortar las raíces principales. Aunque si puedes permitirlo, trasplántalo a una maceta más grande. 

Los 7 árboles para maceta más guapos 

Olivo 

El Olivo u oleo europea es un clásico del paisaje mediterráneo, que nos hace pensar en grandes extensiones de cultivo pero que pueden llevarse a una maceta sin mayores inconvenientes. El olivo es una planta bastante rústica, y mientras tenga mucho sol y un buen drenaje será un árbol feliz. En cuanto al riego, variará según su edad. Un árbol joven requiere riegos frecuentes y moderados, mientras que cuando es adulto requiere mucha menos agua. Riega cuando los primeros centímetros del sustrato estén secos. 

Es preferible cultivar el olivo en una maceta de arcilla, que permita la transpiración del sustrato y evite la acumulación de humedad. El sustrato puede ser muy sencillo, pues son plantas acostumbradas a terrenos áridos; así que algo como turba mezclada con algo de grava o arena para mejorar el drenaje. No está de más agregar algo de humus de lombriz para enriquecerlo un poco. No olvides protegerlo en invierno, porque no le van bien las heladas. 

Limón 

El limonero es uno de los árboles que mejor se adaptan a la vida en macetas, no sólo por las dimensiones de sus raíces sino porque tolera muy bien la poda. Si bien sus hojas y flores huelen exquisito, este no es sólo un árbol ornamental, pues será capaz de dar frutos jugosos y exquisitos si se cuida de forma adecuada; incluyendo fertilizar durante primavera y verano con abonos líquidos como el guano, siguiendo las instrucciones del fabricante.

El limonero requiere una maceta tan amplia como profunda, que permita una distribución uniforme de sus raíces. Prefiere los sustratos un poco ácidos, mucho mejor si lo enriqueces con un poco de abono orgánico y turba, siempre cuidando que el drenaje sea eficiente. Riega mucho, con frecuencia, pero evitando encharcar. En la época más cálida puedes regar cada 2 días y durante el invierno, 1 vez a la semana. De todas formas, revisa bien el sustrato y espera a que esté más bien seco para regar. 

Magnolios 

El magnolio o magnolia grandflora es un árbol de hoja perenne, con unas preciosas gruesas y de color verde oscuro y que produce unas flores preciosas. Las magnolias son de color blanco, inmensas y producen un aroma fantástico, aparecen en primavera y principios de verano. Se adapta muy bien a todos los climas, incluso aquellas regiones con inviernos fríos. Procura que esté siempre entre los -10° C y los 35°C. Prefiere estar en semisombra o a pleno sol, pues requiere grandes cantidades de luz para ser completamente feliz. 

Has de tener mucho cuidado con su sustrato, que debe ser siempre suelto, con un excelente drenaje para evitar problemas como hongos y ahogar sus raíces. Este sustrato debe tener mucha materia orgánica, para alimentar el arbolito sobre todo durante sus primeros meses. Riega de forma generosa, unas 3 veces a la semana o cuando veas que lo necesita. En invierno deberás bajar la frecuencia de riegos.  En cuanto al fertilizante, le viene de perlas un abono alto en nitrógeno, de ser posible con la proporción PK 20-5-10, aplicado durante primavera y verano siguiendo las instrucciones del fabricante. 

Ciruelo de Jardín 

El ciruelo o prunus domestica  es un árbol caducifolio, frutal y guapísimo que crecerá hasta 2 metros, dependiendo del tamaño de su maceta. Crece muy bien gracias a sus raíces superficiales, por lo que requiere sustratos sueltos, ligeros y que no almacenen demasiada humedad. No deberás preocuparte mucho por la temperatura, pues es un árbol muy rústico que resistirá hasta heladas. 

El ciruelo requiere humedad constante pero sin encharcar. Nunca permitas que el sustrato se seque en exceso y se agriete, esto puede ser fatal para tu árbol. Riega 1 o 2 veces a la semana, abona cada 15 días co un abono orgánico o mineral, sobre todo al principio de la primavera para incentivar el desarrollo de flores y frutos jugosos y lindos. 

Camelias 

De origen asiático, este árbol puede alcanzar los 2 metros de altura en macetas. Destacan sus hojas guapas y brillantes, pero su principal atractivo son sus flores preciosas y tan perfumadas como elegantes. Aman los sustratos ácidos y los ambientes húmedos. Sitúala a pleno sol si es que vives en el norte de la península, pero si estás en cualquier otra región, ponla hacia el norte o este de tu hogar para que sólo reciba unas pocas horas de sol en la mañana. Debe estar a semisombra, pero recibir buena iluminación. 

Riega generosamente, pero sin encharcar. Recuerda eu los niveles humedad son muy importantes para mantener la floración durante toda la temporada. Las camelias deben abonarse de marzo a junio con un fertilizante rico en nitrógeno que permtia el desarrollo del follaje, mientras que de julio a septiembre se le debe dar prioridad a abonos minerales que tengan más fósforo y potasio. 

Cipreses

Los cipreses son coníferas gigantescas, que pueden alcanzar los 30 metros de altura plantados en terreno, aunque sólo llega a los 2 metros en macetas. Son longevos, pueden vivir hasta 500 años y destacan por su forma alargada. Tienen un tronco grueso, mientras que la copa es estrecha y alargada. Si bien son muy resistentes, estos árboles son sensibles al exceso de humedad, si los riegas en exceso puedes afectar las raíces y causar pudrición por hongos. Es necesarios ser muy cuidadoso con los riegos, que deberían sr 2 a 3 veces a la semana en lugares cálidos y secos, pero sin exagerar. De hecho, estos árboles prefieren la sequía al exceso de riego.

Los cipreses requieren abono desde el comienzo de primavera hasta el inicio del otoño. Busca abonos especializado para coníferas o irte directo al guano, que es fantástico con los cipreses. Es importante recalcar que los cipreses no deben podarse a menos que tenga ramas secas. 

Arce Japonés 

El Arce Japonés es precioso. Su silueta es inconfundible y es una de las especies más populares en jardines. En Japón son muy preciados, sobre todo en otoño cuando cambian el color de sus hojas; de hecho son el símbolo de la estación. La buena noticia es que puedes tener tu propio arce japonés en maceta dentro de tu terraza o balcón. 

El arce requiere un clima templado, así que es perfecto para cualquier región en la que las 4 estaciones estén bien diferenciadas. Resiste entre -15°C y 30°C . En cuanto al sustrato, ha de ser un poco ácido pues al igual que las azaleas, es una planta acidófila. Debe ser poroso y suelto, que permita a las raíces respirar. Ubica la maceta en semisombra, pues el sol directo quemaría sus hojas. 

Riega frecuentemente en verano pero disminuye los riego con la caída de las temperaturas. Abona en primavera y verano con un abono para plantas acidófilas, según especifique el fabricante del abono. Resiste la poda, así que puedes eliminar ramas secas, débiles y las que afecten la hermosa silueta de este árbol. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.