De qué color es la clorofila y otras curiosidades del color de las plantas

Las plantas son unos seres vivos increíbles. Hay tanta diversidad y especies con características tan particulares que cuesta creer que son  simple plantas; pero si hay una característica más o menos común es su color. Si le das una hoja de papel y ceras a un niño y le pides que dibuje una planta, de seguro te hará algo con tallo café y hojas verdes. Es algo que asumimos como una verdad universal, pero si has visto un crotón o una calathea triostar, sabrás que tienen tonos muy distintos al verde.

Alguna vez te has preguntado ¿qué es lo que da color a las plantas? ¿de qué color es la clorofila?

¿De qué color es la clorofila?

La clorofila es un pigmento de color verde que se encuentra en las hojas de las plantas. Este compuesto es un fotoreceptor, es decir que captura la luz solar y la utiliza para hacer la fotosíntesis, un proceso mediante el cual se crean azúcares y otros nutrientes que alimentan la planta. Para poder entender de qué color es la clorofila, es necesario hacer un repaso de algunos conceptos básicos.

View this post on Instagram

5 consejos básicos para todo tipo de plantas

A post shared by Be.Green (@be.green.plants) on

La luz solar es un tipo de radiación electromagnética, es decir, que tiene un comportamiento de onda y posee una longitud de onda particular. Dentro de este espectro electromagnético, que agrupa distintos tipos de radiaciones como las ondas de radio, infrarrojos, rayos X, rayos ultravioletas y otros, sólo una parte muy pequeña del espectro es visible al ojo humano. Por esto es que percibimos la luz del sol como blanca, pero al pasarla por un prisma podemos ver los colores separados.

En algunas condiciones la luz solar puede comportarse como partícula. Cada una de estas partículas recibe el nombre de fotón y posee una cantidad determinada y fija de energía. 

Las hojas de las plantas son organismos especializados, en los que los pigmentos como la clorofila son capaces de absorber energía solar para convertirla en energía química. El asunto es que para la fotosíntesis no se utilizan todas la longitudes de onda presentes en la luz solar, sino que los pigmentos absorben sólo las longitudes de onda que requieren y reflejan las que no les sirve. 

Las longitudes de onda que absorben es lo que se conoce como espectro de absorción. En el caso de la clorofila, ésta se ha especializado en absorber los fotones de luz roja (los más abundantes) y los fotones de luz azul (menos abundantes, pero más energéticos). Como no utiliza los fotones de luz verde, los refleja. Este espectro de luz que rechaza es el que percibimos y por eso vemos las plantas de color verde.  

¿Por qué hay plantas de otros colores?

La clorofila no es el único pigmento presente en las hojas de las plantas 🌿. De hecho, hay 5 tipos de clorofila, además de otros pigmentos accesorios que permiten que la planta absorba una gama más amplia de longitudes de onda. Esto le permite capturar de forma más eficiente y abundante la energía solar, pero al haber un mayor número de clorofila, ésta predomina y hace que la planta luzca verde. 

En las plantas que tienen otros colores lo que ocurre es que los otros pigmentos se hacen más numerosos, tiñendo las hojas de otros colores. En otoño, cuando las plantas dejan de producir clorofila para entrar en reposo durante el invierno, se notan más los colores como el rojo, ocre y amarillo que suelen quedar tapados con la presencia dominante de la clorofila. 

Hay teorías que afirman que las plantas pueden usar estos pigmentos en su beneficio. Un ejemploson los carotenoides. Estos absorben la luz violeta y verde azulada, y reflejan tonos naranjas, rojos y amarillos brillantes. Los carotenoides tienen funciones importantes, además de capturar la energía solar, pues ayudan a deshacerse del exceso de energía. Es decir, que cuando la planta recibe sol de una forma directa y demasiado fuerte, este exceso energético puede dañar las hojas. El pigmento carotenoide se encarga de absorber el exceso energético y disiparla en forma de calor residual. Es por esto que cuando expones una planta como las suculentas a un sol muy directo, esta comienza a cambiar de color. 

Además los carotenoides pueden estar presente en frutos, como el tomate o las naranjas, y se utiliza para atraer a los animales que tragarán las semillas y ayudarán a dispersarlas, garantizando la supervivencia y reproducción de la especie.

Asimismo, las plantas utilizan este y otros pigmentos para cambiar los colores de las hojas para protegerse. Por ejemplo, hay mucho insectos de color verde que se camuflan con el color de las plantas mientras se alimentan de ellas. Pero si la hoja no es verde sino de otro color, el insecto se hace llamativo a los ojos de depredadores como pájaros, que lo devorarán y evitarán que siga haciéndole daño a la planta. 

Como puedes ver, las plantas son organismos vivos fascinantes, que si bien parecen muy pasivos,  cuentan con sus propios mecanismos para proteger y reproducirse. Algo tan simple como el color de las  hojas puede decirte mucho acerca de las funciones y características de la especie.

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

10% de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.