Porqué necesitas plantas en tu vida

Sin entrar en complejas teorías, podríamos afirmar que los seres humanos solemos rodearnos de cosas por dos motivos principales: necesidad y deseo. La clasificación es bastante simple y útil, pues tenemos objetos que son imperativos para poder vivir o que facilitan procesos vitales, mientras que otros están relacionados al placer estético o el simple deseo de posesión. Yo necesito tener una cocina en casa, pero no necesito ese jarrón de porcelana, por muy mono que sea.  El jarrón es un capricho prescindible. Hay quienes ponen las plantas dentro de la categoría de esas cosas que nos gustan pero que no son imprescindibles, pero la verdad es que necesitamos plantas en la vida. Así como necesitamos dormir y comer, algo de verde es imprescindible para nuestro bienestar. 

Las plantas: ¿necesidad o capricho? 

Las necesidades humanas tienen distintos espectros, no todo lo necesario se encarga de la parte fisiológica sino que hace falta atender también aquello que no es tan fácil de observar: la salud mental y emocional. Es en este punto donde las plantas trascienden ese papel de meros adornos estéticos para convertirse en herramientas imprescindibles para el bienestar psico-emocional. Y hay muchos estudios científico serios que respaldan esta afirmación. 

Todo comienza con un estudio hecho por Charles Hall y Melinda Knuth en la Universidad de Texas A&M, que fue publicado en el Journal of Enviromental Horticulture en el año 2011 y se hizo muy popular en medios masivos. Este estudio se encargó de comprobar los efectos positivos de las plantas de interior en el manejo de ansiedad, reducción de estrés, déficit de atención, además de mejorar la memoria, disminuir la depresión y aumentar la sensación de felicidad y satisfacción. Como si fuera poco, las plantas también tienen un impacto positivo en la productividad, creatividad, atención, autoestima y hasta en el manejo del estrés post traumático. 

A partir de este punto los estudios relacionados al bienestar humano y las plantas han seguido multiplicándose y las conclusiones pueden resumirse de forma simple: los seres humanos necesitamos las plantas para tener una vida mucho más equilibrada y feliz. Hay quienes definen esta tendencia como biofilia, es decir que los humanos tenemos una tendencia innata a buscar conexiones con la naturaleza y otras formas de vida. De hecho, esta afinidad ha sido aprovechada en la arquitectura para crear espacios que buscan imitar estas formas naturales y que reduzcan de forma natural el estrés, estimulen la creatividad y el pensamiento. No es descabellado, pues se ha comprobado que hay una correlación entre la respuesta de estrés con la complejidad de los fractales que ocurren en la naturaleza. 

Para disfrutar de los beneficios de las plantas no hace falta tener un bosque para pasear a diario, ni escapar de la civilización cada semana, con tener alguna planta en casa u oficina es suficiente. Hay estudios que dicen que la respuesta positiva de las plantas puede provenir de plantas de interior, bouquets de flores y hasta fotografías. De hecho, un experimento confirmó que aquellos empleados de una empresa que fueron expuestos a bouquets de rosas en su oficina tuvieron una mejor respuesta al estrés que aquellos que no tuvieron contacto con las flores. 

Razones para tener plantas en tu vida 

Hay quienes nos sentimos atraídos por las plantas casi desde la infancia, pero hay otros tantos que si bien pueden pensar que son lindas pero necesitan motivación extra para decidirse a adoptar su primer ejemplar. Esto no es criticable, pues las plantas son seres vivos que requieren cuidados y algo de atención y no todas las personas tienen la disposición o el tiempo para hacerlo. Tener una planta es una responsabilidad, pero la buena noticia es que existen plantas muy fáciles de cuidar (incluso hay unas como la Sansevieria que crece más y mejor si la descuidas un poco) y los beneficios reales y tangibles de cuidar de una plantita superan con creces el esfuerzo y tiempo invertido en ellas. 

No exagero cuando digo que casi todas las personas comienzan con una planta, a veces les llegan por un regalo o porque le hacen el favor a alguien de cuidarlas, y terminan con una sucursal de la jungla dentro de casa. Puede que este sea tu caso o que te sientas conforme con un par de suculentas, pero es imposible ignorar todos estos beneficios: 
  • Las plantas disminuyen el estrés y ansiedad

Puedo citar un montón de estudios que comprueban que tener plantas te hacen sentir más tranquilo, calmado y cómodo. En primer lugar el color y la forma de la planta despierta en nosotros una respuesta atávica, nos calma y relaja. Las plantas nos permiten recuperarnos de la fatiga mental, reducen la presión sanguínea y cuidar de ellas también tiene un efecto relajante.

Como dato curioso, las personas que viven en lugares más alejados de la naturaleza son más propensas a sufrir de estrés y ansiedad y las áreas verdes en zonas residenciales contribuyen a mejorar estas respuestas. Otro estudio comprobó que las mujeres somos más propensas a experimentar estrés cuando estamos lejos de la naturaleza, así que necesitamos aún más tener plantas (Presta atención a este dato, porque esta es la excusa perfecta para poder tener todas las plantas que queramos). 

  • Las plantas mejoran la concentración

 Las plantas tienen un efecto positivo en la capacidad de concentrarse, incluso en personas con ADHD (déficit de atención). Exponerse al contacto con la naturaleza incluso puede ayudar a trabajar la función cognitiva, la memoria espacial y la atención. Una simple caminata por una zona con árboles o trabajar cuidando de las plantas, incluso hacer pequeñas pausas para observar las plantas pueden contribuir a mejorar la atención y el foco durante el trabajo o tareas tediosas. 

Estos efectos positivos se han observado en ambientes laborales y en niños en edad preescolar diagnosticados con déficit de atención. Parece increíble, pero algo tan simple como levantar la vista de la pantalla del ordenador para mirar tus plantas puede ser suficiente para refrescar tu mente, mejorar el foco y permitirte hacer un trabajo más eficiente y rápido. 

  • Las plantas combaten la polución ambiental

Para nadie es un secreto que la contaminación ambiental va en aumento y es mucho mas evidente en las grandes ciudades. No sólo es algo que te afecta a largo plazo, sino que ves sus estragos a diario en tu piel, cabello y sistema respiratorio. La contaminación no es un problema sólo del exterior, sino que dentro de casa también puede ser un problema que se manifiesta con alergias súbitas, problemas de respiración, irritación en los ojos, dolores de cabeza fantasmas y fatiga. Esta polución proviene de las emisiones tóxicas de materiales sintéticos como el benceno, tolueno, formaldehido, tricloroetileno, xileno y benceno, esporas de moho, entre otros. Si a esto le sumamos que vivimos en espacios muy aislados, sin ventilación, para mejorar la eficiencia energética en verano o invierno, pues es el ambiente perfecto para enfermarnos. 

Suena terrorífico pensar en que respiramos a diario un montón de elementos que causan problemas de salud a corto y largo plazo, pero las plantas están allí para ayudarnos. Existen plantas purificadoras, capaces de absorber y procesar estas sustancias nocivas. Si sufres de alergias o cualquiera de estos desagradables síntomas, no dudes en hacerte con algunos ejemplares de plantas purificadoras como Zamioculcas, potos o drácenas. 

  • Cultivar plantas es terapéutico  

Un estudio comprobó que cuando un grupo de mujeres de la tercera edad participó en 15 sesiones de jardinería, lograron mejorar sus niveles de estrés, aumentaron su masa muscular y adquirieron más destreza manual que el grupo de control que no participó en estas actividades. Pero los beneficios no son sólo físicos, pues prestar atención a las necesidades de las plantas, cuidarlas y verlas crecer ofrece una sensación de logro y propósito que son necesarias para la recuperación de procesos difíciles a nivel mental y emocional. 

Cuidar de plantas puede hacer maravillas en personas que sufren de depresión, ansiedad o demencia. Las plantas son seres vivos, dinámicos, que requieren cierta interacción con las personas pero no demasiada (como una mascota, por ejemplo), esto permite crear un lazo de dependencia además de un propósito/responsabilidad bastante fácil de manejar que puede ser suficiente para involucrar al individuo en la vivencia del momento presente. 

  • Las plantas mejoran tu capacidad de recuperación

Una persona que ha pasado por una cirugía, enfermedad o lesión puede beneficiarse de las plantas. Un estudio hecho en el año 2002 reveló que las personas que se recuperaban de distintos tipos de cirugía y tenían la posibilidad de ver plantas, requerían menos calmantes y analgésicos que aquellas que no tenían acceso a éstas. 

Esto puede estar relacionado a el efecto relajante que tiene la naturaleza en las personas, disminuyendo el estrés y mejorando la respuesta inmune. Las plantas estimulan la producción de las hormonas de la felicidad, te hacen sentir más relajado y seguro, así que el cuerpo puede dedicar todos sus recursos a recuperarse.

  • Las plantas mejoran la autoestima

La disminución de la autoestima es típica en niños y adolescentes, pero también es posible en personas adultas. Esto está relacionado a muchas causas, pero tener plantas puede permitir mejorar este indicador de salud mental. En primer lugar, cultivar una planta puede mostrar al niño o adolescente la transformación que sufre a medida que crece, los cambios y procesos involucrados en este fenómeno; permitiéndole hacer un paralelo a su propia experiencia de vida. 

Por otra parte, cultivar una planta exitosamente te permite poner tu atención en otro ser vivo, que responde de forma positiva al cuidado y atención que le proporcionan. Esta es una forma de ofrecer un propósito y logro, pero también es un medio para aprender que dar es una forma de querer y quererse a si mismo. Si eres capaz de cuidar una planta, hacerla florecer y mantenerla con vida estás descubriendo un nuevo talento que te permitirá sentirte mejor contigo mismo. 

  • Las plantas estimulan la productividad 

 Los lugares de trabajo en donde hay elementos de la naturaleza, desde una ventana con vista a un lugar natural o plantas de interior, suelen mejorar la productividad y atención en los empleados. La luz natural y las plantas son claves para crear ambientes laborales que relajen a los trabajadores, eliminen el estrés y estimulen la creatividad. Ver plantas te hará sentir más vivo, te pondrá de mejor humor y hasta mejorará las relaciones interpersonales entre quienes comparten el espacio. 

Tener plantas en la oficina aligera el ambiente, lo hace más cómodo y hogareño, menos hostil y más relajado. Los empleados se sentirán más a gusto, en vez de sentir que desean salir corriendo de allí apenas el reloj marca la hora de salida. No es lo mismo hacer una tarea estando contento que hacerlo cuando no estás de humor para ello.  La relación es muy simple: trabajar en un lugar con un ambiente positivo y sano tiene un impacto positivo directo en la capacidad de producción de las personas.

  • Las plantas te hacen más feliz 

Parece una exageración, pero la verdad es que interactuar con la naturaleza y con las plantas mejora el estado de ánimo, reduce el estrés, el enojo y mejora la sensación de bienestar psicológico. Además mejoran la autoestima, te hacen sentir productivo y te ofrecen una sensación de logro. Todos estos efectos positivos se reflejan de inmediato en las emociones y el comportamiento. 

Conectarse a la naturaleza a través del cultivo de plantas de interior es a simple vista algo demasiado mundano, pero estos actos en apariencia sencillos tienen un impacto increíble en la sensación general de bienestar. Hay algo meditativo en la jardinería, que te permite parar unos minutos al día para regar las plantas, observarlas y atenderlas. Esta capacidad de vivir en el momento presente, en el aquí y el ahora, es clave para lograr el sentimiento de satisfacción personal. Es en estas cosas pequeñas que te enseñan las plantas, en el minúsculo milagro de una flor inesperada, una hoja nueva o un nuevo brote donde reside el verdadero secreto de la felicidad. 

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.