Qué hacer con las plantas heladas

Es fácil prepararse para los cambios de estaciones. Creo que todos tenemos más o menos idea de cuando sacar los abrigos y las mantas, además mover las plantas dentro de casa entre otros preparativos; pero una de las consecuencias del calentamiento global que estamos percibiendo son los cambios súbitos de temperatura. En plena primavera, cuando ya estamos guardando los sweaters y preparándonos para el calorcito del verano podemos recibir una helada súbita que afecte las plantas. O peor aún, tienes plantas que en teoría están preparadas para soportar el invierno de tu región, pero hizo más frío que de costumbre.

Ya sea por culpa del calentamiento global, porque has olvidado guardarlas para la temporada fría o porque las temperaturas bajaron mucho más de lo esperado y dañaron las plantas de exterior, aquellas plantas afectadas por el frío tienen salvación; es cosa de evaluar el daño y aprender los primeros auxilios para poder recuperarlas. Por esta razón compartimos estos consejos para que sepa que hacer con las plantas heladas y además todo lo que debes saber para protegerlas.

¿Qué efectos tienen las heladas en las plantas?

Técnicamente, la helada ocurre cundo hay un descenso en la temperatura ambiente y esta alcanza a nivel del suelo un valor menor a los 0°C, es decir que llega a ser menor al punto de congelación del agua. Precisamente este detalle es el que comienza a causar estrago, pues hace que el vapor de agua ambiental y el agua se congelen.

A medida que las temperaturas comienzan a descender y se alcanza el umbral de rusticidad de la planta, las funciones biológicas y metabólicas se alteran. Esto ocurre porque se forman cristales de hielo en el protoplasma de la célula, en términos sencillos: se congela la parte líquida de las células, lo que hace que se rompan y destruyan; esto se denomina helada intracelular.

Pero este no es el único daño que pueden sufrir las plantas, pues también se puede formar hielo en el interior de las plantas pero fuero de la célula. Esto se conoce como helada extracelular y es la más perjudicial para la planta, pues al descongelarse termina deshidratando a la planta. Pero no todas las heladas son iguales. De hecho, dependiendo de las condiciones ambientales podríamos predecir qué tan grande será el daño producido a las plantas. Dicho esto, podríamos diferenciar las heladas como:

Heladas blancas

Se caracterizan porque las temperaturas están bajas, pero hay mucha humedad en el ambiente. Esto hace que se forme escarcha sobre las plantas, dándoles un aspecto blanquecino. Aunque parezcan terribles, no son tan graves pues el hielo protege las estructuras internas de la planta y evita la congelación intracelular.

Heladas negras

Silenciosas y letales, son muy perjudiciales para las plantas. Los niveles de humedad son bajos,el aire está muy seco así que no se forma escarcha ni hielo. El frío ataca directamente el tejido interno de la planta, dejándola negra.

Heladas por advección

Son causadas por la irrupción de grandes masas de aire frío, son esas olas de frío que llegan de repente y destruyen las plantas, sobre todo porque están acompañadas con mucho viento.

Heladas por radiación

Se originan por el enfriamiento del suelo, que cede el calor a la atmósfera durante la noche y está acompañado por el aire frío. Suelen ocurrir en primavera y es terrible por la falta de humedad y viento.

Heladas por evaporación

Al evaporarse el agua que recubre las plantas, desciende su temperatura interna de forma exagerada. Suele ocurrir al amanecer, con la evaporación del rocío. Esta helada afecta las flores, las hojas nuevas y los frutos que apenas crecen.

Así como no todas las heladas son iguales, no todas las plantas tienen la misma sensibilidad. Cada especie, dependiendo de su lugar de origen, tiene una temperatura límite que puede resistir. A esta característica la denominamos rusticidad.

La rusticidad de las plantas

Cuando hablamos de rusticidad hacemos referencia a la habilidad que tiene cierta especie de planta para sobrevivir condiciones que dificultan su crecimiento, es decir, es un número que indica qué tan guerrera es esa planta en particular. Normalmente, la rusticidad indica la resistencia al frío, calor, viento, sequía, entre otras variables pero casi siempre se limita a informar un rango de temperatura para la planta.

La rusticidad se indica con un número, que muestra un rango de la zona de resistencia y que debería servir como indicador para saber si cierta planta podrá crecer de forma exitosa en alguna región. La verdad es que este número es un valor bien relativo, no sólo porque cada país o región ha desarrollado su propia escala, sino que no tiene en cuenta otros factores medioambientales. Parece práctico, pero la verdad es que este número no puede tomarse tan en serio, sino como una mera guía.

El problema con confiar demasiado con los indicadores de rusticidad, ya sea el número o las referencias de temperaturas, es que no todas las condiciones en que se presentan las heladas son iguales. Por ejemplo, si una planta alpina que sobrevive feliz en temperaturas extremas es sometida a las mismas temperaturas pero en una región con mayor humedad, la planta morirá de forma irremediable.

Otros factores importantes están relacionados con el tipo de sustrato, pues un suelo arcilloso retiene mucha humedad en invierno y puede ahogar y matar una planta, sin importar si esta puede soportar temperaturas bajas, por el drenaje deficiente. Esto se solucionaría con un sustrato más suelto y con mejor drenaje. Otros factores como los micro- climas que se forman por la ubicación también afectarán la supervivencia de la planta.

Mi consejo es no creer a pies juntillas en esta información. Puedes usarla como guía para escoger las plantas, pero no confíes ciegamente cuando se trata de las temperaturas más bajas que pueden soportar, pues esto puede resultar en unas cuantas muertes plantiles que pudieron evitarse con un poco de cuidado. Pero si ya ocurrió lo peor, no desesperes, que podemos aplicar los primeros auxilios.

Cómo recuperar una planta después de una helada

Respira profundo y evalúa la situación. Yo se que el primer impulso es tomar unas tijeras y podarlo todo, pero a veces es mejor dejar las hojas secas porque protegerán la planta del frío y futuras heladas. Si es una planta de exterior, es mejor no cortar; si es de interior y la llevarás a un lugar más protegido puedes pensar en ello. Vamos a ver cómo recuperar las plantas después de una helada según su tipo.

Plantas anuales

Estas son plantas que, como su nombre indica, tienen un ciclo de vida anual; es decir, están destinadas a morir en las heladas medias y fuertes. Sólo te queda retirarlas y despedirlas. Hay plantas anuales que pueden comportarse como perennes siempre y cuando se mantengan en un clima cálido, así que si no recordaste resguardarla antes de la temporada fría, tendrás que decirle adiós.

Plantas perennes

Algunas plantas perennes de tipo herbáceo o vivaz, es decir que tienen el tallo delgadito y verde, pueden perder la parte superior (hojas y tallos) por el frío pro pueden volver a rebrotar en primavera. Por supuesto, esto depende de la rusticidad de la planta y su tolerancia a las bajas temperaturas, por eso es necesario consultar estos límites según cada especie. Asumiendo que tienen cierta rusticidad, lo importante es mantener protegidos el bulbo y/o raíz de la planta. Para ello puedes poner antes de la temporada invernal un poco de mulch o acolchado, incluso cubrir la planta con alguna manta térmica. Esto es útil sobre todo con plantas de exterior o muy grandes, que no puedes resguardar bajo techo. Si sientes que la planta dañada por las heladas se ve muy fea, puedes recortarla al ras. Esto la estimulará a crecer en primavera.

Plantas leñosas

Los arbustos, árboles y plantas de tallo leñoso que no son propios de climas continentales sino que provienen de lugares tropicales o semi tropicales pueden morir si la helada es demasiado fuerte. Todo depende del grado de rusticidad de la planta y el daño sufrido. Si puedes trasladarlo bajo techo, puedes podar las partes afectadas y aplicar los primeros auxilios para su recuperación. En caso de que no puedas moverlo, protégelo con una manta térmica y ruega que aguante la temporada. En cualquier caso, la planta estará en un periodo de reposo y podrás esperar a primavera para podarlo.

Primeros auxilios

Digamos que se ha quedado fuera tu planta y por una locura climática se ha venido una helada que le ha afectado. Vamos a aplicar los primeros auxilios para recuperar tu planta. En primer lugar debes resguardarla dentro de casa y ubicarla en el lugar ideal para ella, donde haya luz pero no sol directo. Tu planta estará deshidratada, pero no te lances a regar. Es primordial que esté en un lugar con una temperatura que le permita calentar sus raíces, entre 15 y 18° C. Espera un par de horas y riega con agua templada, hasta que veas salir el agua por los agujeros de drenaje.

Asegurate de que el ambiente tenga un nivel de humedad adecuado. Puedes ponerla cerca de un humidificador, con otras plantas e incluso al día siguiente podrías pulverizarla un poco. Recuerda evitar podar las partes afectadas, a menos que veas que tienen moho. Debes tener paciencia, pues sólo el tiempo sanará sus heridas. Observa tu planta a diario. Si ves que el tronco se mantiene firme y erguido, se recuperará; pero si se pone blando y la planta comienza a caer es posible que haya sido afectada de gravedad. De todas formas, dale tiempo y espacio para recuperarse. No riegues en exceso, espera a que la tierra se seque para ponerle agua y olvídate de trasplantar, al menos por un año.

En prevenir está la clave

Antes de que el invierno azote sin piedad a tus plantas, puedes tomar algunas medidas simples para protegerlas de las bajas temperaturas. Esto es particularmente importante para aquellas plantas de exterior que tienen que soportar las heladas o las que son demasiado grandes y pesadas para moverlas. Aún cuando sean plantas rústicas y que soporten bien las bajas temperaturas, ponerles un poco de cariño y cuidados hará que en primavera renazcan aún más fuertes y hermosa. Presta atención, porque los cuidados son bien simples:

- Disminuye el riego. Las bajas temperaturas mantienen los niveles de humedad por más tiempo, pero esta no es la única razón para bajarle a la frecuencia y cantidad de riego; pues el agua puede congelarse en el interior del sustrato, afectando las raíces. Por esta razón también debes revisar el drenaje, pues evitarás que la planta conserve un exceso de humedad.

- Abriga tus plantas. Así como te pones un abrigo para salir cuando hace frío, puedes improvisar abrigos para tus plantas de exterior. Utiliza papel burbuja (si, el de embalar objetos delicados) para proteger y aislar, además le estarás dando un segundo uso. También puedes usar plástico, siempre y cuando sea transparente para permitir el paso de la luz aunque lo recomendable es ponerlo sólo durante la noche, sostenido con estacas o similares para que su peso no lastime hojas y ramas.

- En la unión está la fuerza. Agrupa tus plantas para que puedas cubrirlas con más facilidad, además será más sencillo tenerlas vigiladas y mantedrán mejor sus niveles de humedad, además pueden ofrecer mayor resistencia a los vientos.

- Protege el sustrato. Utiliza un acolchado como corteza de pino, hojas secas o paja alrededor de las plantas de exterior, cubriendo el pie y el sustrato expuesto. Esto aislará el sustrato, evitando que pierda calor y se congelen las raíces, además de permitirles que sigan absorbiendo agua y nutriéndose de forma normal.

- Protégelas del viento. Coloca las macetas contra una pared o protegidas por alguna superficie o árboles más altos que corten el viento. Esto evitará que se volteen las macetas, se rompan las ramas o se vuelen las hojas con los vientos helados. También puedes colocar piedras o algo de peso para hacerlas un poco más pesadas y estables.

¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.