Top tips cuidados de calatheas en primavera – verano

Cuando comencé a buscar plantas para una sección de mi jardín entré en un pequeño dilema, porque necesitaba cubrir la zona bajo la copa de un árbol un poco frondoso. Así que si bien necesitaba plantas de semi-sombra, de porte bajo, también quería agregar un poco de color. La temperatura es muy estable y cálida en la zona donde vivo, así que la respuesta fue casi inmediata: necesitaba Calatheas, muchas y de todas las especies.

Hay quienes se atreven a afirmar que las Calatheas son unas plantas caprichosas y dramáticas, pero la verdad es que quienes han tenido esta experiencia es porque nunca se tomaron el tiempo de observar a esta belleza tropical, de entender sus necesidades y costumbres. Como sabemos que nadie tiene tiempo para sentarse a ver plantas todo el día (es mi empleo soñado, créanme) pues hemos reunidos todos los trucos para cuidar de ellas en las estaciones de más cálidas del año.

Las Calatheas son unas plantas magníficas, porque además existen muchas variedades, por lo que puedes jugar con sus formas, tamaños y colores para crear composiciones preciosas. Si no tienes la suerte de vivir en un clima cálido, que sepas que puedes tenerlas en el interior y crecerán preciosas; sobre todo si sigues esta guía de cuidados para Calatheas en primavera y verano. 

Conociendo los orígenes: Todo sobre la Calathea 

Calathea es un nombre que agrupa a distintas especies de plantas de la familia de las Marantaceae. Estas plantas neo-tropicales son rizomatosas, herbaceas y perennes son nativas de los trópicos americanos, aunque la mayoría de las variedades provienen de Brasil y Perú. Se calcula que hay al menos unas 287 variedades de Calatheas, así que si lo tuyo es coleccionar plantas puedes comenzar con esta especie. 

Se cree que las hojas anchas y coloridas de las Calatheas fueron usadas por los pueblos aborígenes para hacer cestas (las de las calathea lancifolia son alargadas y tienen la forma ideal) o para envolver la comida, si se trata de especies de hojas amplias, aunque en nuestra época tienen mucho valor como plantas ornamentales. Sus hojas no sólo son resistentes y llamativas, sino que combinan una gran cantidad de diseños, patrones y formas que resultan muy atractivas. Un grupo de Calatheas jamás pasará desapercibido y son ideales para agregar algo de color sin depender de flores. Al ser perennes, tienen hojas y viven todo el año sin pasar por ciclos de sequía y reposo.

Aunque lo no creas, una Calathea puede alcanzar hasta el metro o metro y medio de altura pero sólo si se le da espacio para desarrollarse; por ejemplo cuando están plantadas directamente en la tierra. De hecho, en estas condiciones algunas especies de Calathea pueden desarrollar unas flores hermosas de color blanco o lavanda. Si están plantadas en macetas, se quedarán en los 50 a 60 cm de altura y rara vz desarrollarán flores. 

Las Calatheas en estado natural crecen en el suelo de la selva tropical, por lo que están cobijadas por las ramas de los árboles circundantes que filtran la luz. Por esta razón se les considera plantas de semi-sombra. Prefieren las temperaturas cálidas y es imprescindible que tengan niveles altos de humedad. 

Un detalle interesante de las Calatheas es que levantan sus hojas en la noche. Este movimiento se llama nictinatia y no es más que una respuesta automática a los estímulos lumínicos Esto ocurre porque las plantas con esta capacidad tienen un dispositivo llamado pulvínulo, que actúa como una fotocélula. Cuando no recibe suficiente luz solar, ordena a las células flexoras disminuir su turgencia, obligando a  que las hojas se plieguen hacia arriba. Cuando sale el sol, aumenta la cantidad de agua en las células (turgencia) y obliga a que las hojas se extiendan por completo. Se cree que esto es para maximizar la absorción de luz de la planta y así optimizar los procesos de fotosíntesis. Es todo un espectáculo ver cómo se mueven las hojas al caer la tarde. Por favor no seas como yo, que no tenía idea de esto y la primera vez que lo vi, pensé que mi planta estaba enferma.

Cuidados de la Calathea en primavera y verano 

 No te dejes engañar, que aunque las temperaturas sean cálidas puede ser algo complicado encontrar el punto preciso para hacer que tus Calatheas crezcan guapas, frondosas y coloridas. No respetar las normas básicas del cuidado de Calatheas en primavera y verano puede resultar en plantas con hojas quemadas, hojas pequeñitas y débiles, poco desarrollo o plantas escurridas y tristes. Si estás notando estos signo preocupante en tus Calatheas, no te preocupes que te enseñaremos qué debes hacer para recuperarlas. 

  • Riego 

Estamos en la época más cálida del año y las Calatheas necesitan un sustrato fresco y húmedo, que permita que las raíces absorban suficiente agua y oxígeno. Las Calatheas necesitan que su sustrato esté siempre húmedo pero jamás encharcado.. Por las dudas, es mejor que le falte un poquito de agua a pasarse con el riego, porque si se encharca pueden podrirse las raíces. Recuerda siempre verificar los agujeros de drenaje para evitar esto. 

Durante los primeros días del verano debes verificar el sustrato para ajustar el riego, porque con el calor se evapora más rápido el agua así que es muy probable que debas regar con un poco más de frecuencia. Si no sabes si debes regar, pon el dedo dentro del sustrato. Si los primeros 3 centímetros están secos, es hora de regar. Puedes usar un medidor de humedad, hay unos de terracota muy guapos que te dirán cuando es momento de regar. 

Recuerda regar directamente en la base de la planta, verificando que el sustrato se humedezca bien. A veces cometemos el error de regar desde arriba, y las hojas frondosas de la calathea pueden evitar que el agua llegue al sustrato, provocándoles problemas por sequía. 
  • Sustrato

El sustrato es un asunto al que debes ponerle bastante atención, pues si no es adecuado tendrá la propensión a retener demasiada humedad y eso es el punto débil de la Calathea. Para evitar esto es imprescindible contar con una mezcla de sustrato que facilite el drenaje, pero que le permita retener algo de humedad. 

En mi experiencia, el sustrato universal le viene bien sobre todo si colocas una capa de guijarros o similares en el fondo de la maceta que permita el drenaje de la planta. Si eres de las personas quisquillosas que prefiere hacer su propia mezcla de sustrato, para las Calatheas se suelen usar mezclas de turba, arena y mantillo de hojas. 

  • Humedad

El punto en donde todas las personas suelen tener problemas cuando cultivan Calatheas está en el nivel de humedad necesario para que la planta se mantenga flexible, rozagante y preciosa. En verano hay que tener mucho cuidado, pues si bien puede haber mucha humedad ambiental (dependiendo de la región en la que vivas), es posible que la planta esté en el interior y que tengas el aire acondicionado a toda pastilla para evitar morir de calor. Lo que el aire acondicionado hace con tu piel, lo hace con las plantas: le roba toda la humedad y lozanía, dejándola seca y triste. 

Tú puedes ponerte un poco de humectante pero tu planta necesita un suave rocío de agua. Hazte con un pulverizador de agua y utiliza agua filtrada o reposada para rociar delicadamente el follaje de tus plantas una vez al día. Esto las hará felices, las mantendrá flexibles y brillante. Prefiere rociar tus plantas durante el día, pues en la noche puede ser contraproducente el exceso de humedad si bajan las temperaturas. 

Otro truco magnífico (y mi preferido) es agrupar plantas de características similares, pues ellas mismas comenzarán a regular la humedad ambiental sin tanto problema. Esta es la excusa perfecta para comenzar a coleccionar Calatheas y otras Marantáceas. 
  • Iluminación 

Esta es una planta que requiere luz filtrada, es decir, olvídate de ponerla en la terraza donde los rayos del sol besen sus hojas, mucho menos en verano o primavera. Puedes ponerla en un lugar donde una cortina filtre el sol, o puedes ponerla bajo una planta más alta, que ayude a evitar que el sol queme las hojas, le robe humedad y seque el sustrato. 

En verano y primavera podemos sentirnos tentados a dejarla en el exterior, porque las temperaturas son más altas y hay más humedad, pero has de tener muchísimo cuidado con la ubicación de la planta. Es preferible o bien ponerla bajo plantas más altas y grandes que la protejan o bajo sombra. 
  • Trasplantes 

A finales de primavera es el momento perfecto para hacer trasplantes de las Calatheas. Me gusta hacer esto al menos una vez al año, busco una maceta un poco más grande que le de espacio extra a las raíces. Y que permita que se desarrolle mejor la planta. Si quieres hojas grandes y una planta frondosa y guapa, necesitas espacio para que las raíces se expandan. Recuerda poner siempre guijarros en el fondo para mejorar el drenaje y usar el sustrato adecuado. 

Al trasplantar, trata con cuidado las raíces, extráela de la maceta vieja con cuidado cuando la tierra esté más bien seca. No hace falta que despegues el sustrato de las raíces, pon el cepellón completo en la maceta nueva y cubre con sustrato nuevo. Aprovecha para regar muy bien una vez ya esté ubicada en su nuevo hogar. 

Trucos adicionales para tus Calatheas en Verano y primavera 

  • La Calathea es una planta que te dirá si le falta agua curvando cada una de sus hojas sobre si mismas hacia arriba y dejándolas escurridas en la maceta. No te preocupes, que apenas le des suficiente agua regresarán a su estado natural. No confundas esto con el movimiento nocturno, que se pliega completa hacia arriba como un paraguas, porque podrías pasarla de riego. Recuerda siempre tocar el sustrato.
  • Puntas secas, amarillas o de color café indican que le están llegando los rayos del sol directamente o que le falta humedad.
  • Elimina las hojas marchitas con regularidad, cortándolas desde la base con una tijera desinfectada. Esto estimulará el crecimiento y desarrollo de hojas nuevas.
  • Abona tus Calatheas una vez al mes usando abono líquido desde finales de abril hasta septiembre, que son las épocas pico de desarrollo y crecimiento.
  • Las corrientes de aire son fatales para las Calatheas, esto incluye el aire acondicionado y la calefacción. Aléjalas de las ventanas, puertas y del aire acondicionado directo.
  • Si tu Calathea está perdiendo color, debes alejarla del exceso de luz solar directa, que tiende a decolorar la superficie de las hojas y terminará quemándolas.
  • Si las hojas lucen amarillas y la base de color negro, es posible que estés regando en exceso.
  • Una de las grandes ventajas de las Calatheas, además de que son guapísimas es que son seguras para niños y mascotas, pues no son tóxicas aún si se ingieren.

Lo que NO debes hacer con tu Calathea en Primavera- Verano

  • Sacarla al exterior, para que se defienda sola. Las altas temperaturas y los rayos solaren terminarán quemando las hojas de tu planta.
  • Regar en exceso porque es verano y hace calor. Esto hará que las raíces se pudran, matando eventualmente tu planta. Es mejor que le falte agua a que le sobre, pues de una sequía se puede recuperar pero si las raíces se afectan, no hay vuelta atrás. Recuerda siempre revisar el sustrato.
  • Ponerla cerca del aire acondicionado. El frío y las corrientes de aire la matarán. La Calathea es tropical y prefiere el calorcito del verano.
  • Hacer trasplantes en espacios abiertos, a pleno sol. Las raíces son delicadas y siempre sufren durante un trasplante, pero si permites que el sol les de directo puede chamuscarlas.
  • Rociar con grandes cantidades de agua las hojas, pues el exceso de agua actuará como una lupa y si le da algo de sol, puede quemar la hoja. Utiliza un atomizador o pulverizador de agua.
  • Regar directamente con agua del grifo. Lo ideal es usar agua de lluvia, pero si no es posible utiliza agua de la canilla que hayas dejado reposar por al menos 24 horas. 
¡Compártelo con el mundo!
Sobre la autora
Ame Rodríguez

Dedicada a crear un ejército de cactus, suculentas, poodles y gatos que me ayuden a conquistar el mundo. En el poco tiempo libre que me queda, juego, escribo y bailo.

Recibe tu planta a domicilio 🕊

5€ de descuento

en tu primera compra
¡Suscríbete y únete al club!

#LoveBeGreen


Acepto los términos de uso y la política de privacidad.